Simplemente: YO.

Mi foto
Escondida. , Spain
Me da vértigo el punto muerto y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gas-oil. Me angustia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras y el obsceno guiñar de los semáforos. Me arruinan las prisas y las faltas de estilo el paso obligatorio, las tardes de domingo y hasta la linea recta. Me enervan los que no tienen dudas y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. Me cansa tanto tráfico y tanto sin sentido, parada frente al mar, mientras el mundo gira.

29 de noviembre de 2011

Capítulo 019 -The heart never lies♥- Oscuridad.

NARRA MADY
------------------------------------------------------------
Una sonrisa estúpida se forma en mi cara. No, miento. No es estúpida, la típica de 'eh, te quiero. Pero me has hecho daño'. Sí, así es como definiría mi amor hacia Chaz. Espera, ¿amor? Yo no debería volver a sentir esto. Se supone, que Chaz iba a ser el último chico que me iba a romper el corazón, ¿no? No, Mady, no. No te intentes engañar, tú le quieres, en realidad, siempre lo has querido. No has dejado de quererlo ni un segundo, incluso cuando estabas en tu cama, con la manta, con música deprimente y con lágrimas bañando tu cara, aún le querías. ¿O no me equivoco? Cállate, estúpida conciencia.
Él me responde de la misma forma sonriendo, como siempre lo había hecho, su típica sonrisa de niño pequeño, cuando ve nevar por primera vez. ¿Fantástico? Pues sí y no sabéis cuanto. Me enamoré de él por eso y bueno por algo más. Aún recuerdo, aquella tarde de invierno.
-----------------------------------------------------------------
Me separé de él, después de habernos tirado minutos, muchos minutos, besándonos mientras nos reímos. Reírse en sus labios, es lo mejor que pueda existir, miento, lo mejor es cuando tú te ríes pero que él lo hace contigo, sobre tus labios. Labios con labios. Lo tengo muy cerca de mi, a unos cuantos milímetros, mejor, hace mucho frío.
Mady: Hoy hace mucho frío. ¿Qué se supone que vamos a hacer? -le digo apoyando mi cabeza en su pecho-
Chaz: Si te lo digo, no será una sorpresa, princesa.-dice dándome un beso en el pelo. Cálido. Reconfortante.-
Mady: -me separó de él un poco y le hago un puchero y le pongo ojitos, eso siempre funciona- Anda, dame una pista.
Chaz: Ah no, -dije negando con la cabeza- eso si que no, ya sabes que no vale poner esa cara. No te lo voy a decir y punto.
Mady: -me separó de él y me cruzo de brazos- Mala persona.
Chaz: -se vuelve a acercar a mi- Yo seré mala persona, pero tú eres preciosa.
Mady: -a pesar del frío que hace, me sonrojó y creo que hasta me he puesto un poco roja. Pensar que llevamos más de cuatro meses juntos y aún así, me sonrojó por sus piropos. Sí, él tiene ese efecto sobre mi- No digas estupideces -susurró aún sonrojada-
Chaz: -y él se ríe, y eso es música,dulce música para mis oídos. Se acerca a mi, y enrolla sus brazos en mi cintura y me acerca a él ágilmente.- Ya sabes, que me encanta cuando te sonrojas, como si fuera la primera vez que escuchas eso salir de mi boca.
Mady: Chaz, parece mentira que no lo sepas aún, da igual las veces que me lo digas, para mi siempre va a ser como la primera vez -le susurró en el oído, mientras veo con el bello de su nuca se eriza. Es tan precioso.- tu causas eso en mi. -le digo y después el doy un beso en la mejilla. Él se me queda mirando, serio. -¿He dicho algo malo? -preguntó confusa-
Chaz: No, solo me estoy preguntando como cojones puedo quererte tanto. -y después me sonríe-
Mady: Eres tonto, me asustaste -le digo dándole en el hombro. Después él me coge rápidamente la cara con sus manos y me besa como si no hubiera mañana. Al principio me quedo un poco paralizada, ya que ha sido un poco brusco, después empiezo a mover mis labios al compás que los suyos. Enroscó mis manos en su cuello y me pongo de puntillas para llegar mejor. Él pone sus manos en mi trasero, acercándome más a él. Noto que el beso va subiendo de tono, pero necesito separarme de él, voy a morir ahogada entre sus labios. Aun que pensandolo mejor, es la mejor muerte, que pueda imaginar. Me separó jadeando.- ¿No tenías un sorpresa preparada para mi? -digo con el poco aire que me queda. Después respiro hondo, llenando mis pulmones,pero joder, que helado es el aire.-
Chaz: Sí, princesa. Vamos. -después sonrío y empiezo a andar antes que él. Él se queda parado mirándome-
Mady: -giro mi cara hacia donde estaba él y le gritó- Vamos Somers, ¿te vas a quedar ahí todo el rato o qué? -me giro otra vez y vuelvo a retomar mi camino. A los segundos, noto como su pecho choca contra mi espalda, sus manos se enroscan por debajo de mi ombligo con las mías y su cabeza se posa en mi hombro. Y después andamos juntos. Siempre, juntos.
-------------------------------------------------------------------------
FIN DEL FLASHBACK
-------------------------------------------------------------------------
Una voz, interrumpe mis maravillosos recuerdos. Recuerdos, que quiero que se vuelvan a hacer realidad. Es su voz, la voz de Chaz. Mi niño. Es curioso, ¿por qué la persona a la que más queremos, es la que nos hace más daño? Definitivamente, no tengo respuesta sólida. Solo sé, que el amor no es fácil y quien diga lo contrario, es que no ha vivido nunca historias como la mía. En realidad, mi historia es simple y sencilla, yo estaba enamorada de él, se supone que él de mi y después todo se fue a la mierda.
Chaz: Mady, eres tú. -y me sonríe y otra vez se me olvida todo lo malo. Pero, espera, ¿qué quiere decir, con lo que acaba de decir? 'Mady, eres tú'. Sí, ya se que yo soy yo. No lo entiendo. ¿Qué me quiere dar a entender? Me dispongo a preguntar, cuando, de repente alguien me coge por los hombros fuertemente, puedo escucharla sollozar. Me giró rápidamente aún con la mirada de Chaz sobre mi. Veo a Alli, parada en frente de mi, con los ojos rojos, con las pestañas mojadas, como si acabará de llorar y sollozando. Espera, ¿qué me he perdido? ¿Allison no debería estar con Brook? Espera, ¿y Brook?
Alli: Mady, es Brook, ella.. ella... -y se pone las manos en la cara, ocultádose-
Mady: ¿Ella qué? -la cojo por los hombros y la zarandeó- ¡Allison! ¿Qué le pasa a Brook? -digo chillando y como veo que no va a contestar, la suelto con toda mi rabia y empiezo a subir las escaleras lo más rápido que puedo.
-------------------------------------------------------------------------------
NARRA JUSTIN
-------------------------------------------------------------------------------
Voy hacía el baño, de la planta baja, con una sonrisa en mi cara. En realidad, no sé le puede llamar sonrisa, tengo el labio dolorido aún y lo se sonreír, poco. Además, no estoy tan feliz como parece, sí voy a luchar por el amor de mi vida, por que ¿es lo qué debo hacer, no? Es decir, yo la quiero, no puedo hacer nada para evitarlo, entonces ¿por qué quedarme de brazos cruzados? Sé que no va a llegar nadie mejor, por arte de magia. Pero, además está Ryan. Al final, creo que todo lo que quería decir, no lo he dicho. Él es mi amigo, aunque yo para él no sea nada, él es mi amigo, creo que siempre lo será. Sé que yo soy el gilipollas y el malo, de la película, el que se fijo en su novia, cuando eso estaba totalmente prohibido. Pero, además de que dicen que las reglas están para saltárselas, ¿cómo no me iba a fijar en ella? Está echa para mi. Creo que cuando no la conocía, ya la echaba de menos. Siempre estamos buscando el amor de nuestras vidas, nuestra media naranja. Y al final, resulta que cuando la encuentras, es la novia de tu mejor amigo. Una putada, putada. Y ahora yo os pregunto, ¿vosotras que hubierais hecho en la misma situación? ¿Os hubiera quedado de brazos cruzados? Yo la intentaba olvidar, mirarla como una amiga más, pero es que era imposible. Por más que lo intentaba siempre llegaba ella con su jodida sonrisa, a enamorarme más de lo que estaba. Cuando el amor se siente, ya no se puede negar. Sé que para algunos simplemente soy un jodido cabrón, que ha destrozado a una pareja que era feliz. Y para otros, soy el chico que lucho por la chica a la que quería. Todo hubiera sido más fácil, si Brook hubiera sido el novio de otra persona, no de mi mejor amigo. Pero las cosas bien así, por una razón.
Llego a la puerta blanca y de repente escucho unos sollozos y la voz de una chica. Después recuerdo esa voz, era la chica que paro nuestra pelea, la de Ryan y yo. Y sí está ahí dentro hablando, es porque esta Ryan.  Por lo tanto, creo que va a ser mejor que no entre. Ya hablaré cuando analice bien toda la situación y cuando todo se calme. Y al menos que pase un día, para poder ver las cosas desde otra perspectiva. Me giró y vuelvo a andar sobre mis pasos. Cuando cruzo el pasillo, paso por donde estaban otra vez, Alice y Chris, están peleándose, como siempre. Me quedó mirándolos unos segundos, después Alice se da la vuelta de brazos cruzados, Chris le abraza por la espalda y le susurra algo al oído, después ella se da la vuelta y se besan. Me alegro de que al menos alguien de esta casa sea feliz. Sonrío por ellos y sin que me vean, subo las escaleras que llevan al primer piso, de repente, se me viene a la cabeza Brook y me da un pinchazo en el estomago, ¿qué me pasa? Tengo ganas de llorar. De repente, siento que las piernas me fallan y tengo que sentarme en una de las escaleras. Algo le está pasando a Brook, lo noto. Ella sufre, yo sufro.
----------------------------------------------------------------
NARRA MAR
----------------------------------------------------------------
Estamos abrazados. Estoy abrazando a unos de mis mayores ídolos. A quien tengo como ejemplo a seguir. La sensación es impresionante. Todo sería perfecto, si Ryan no estuviera llorando. ¿Por qué lo tiene que hacer? ¿No nota, que no lo puedo soportar? De repente, un ruido llega a mis oídos. Me separó de él y me mira con los ojos cristalizados, al menos ya no salen lágrimas por sus ojos. Me doy cuenta de donde viene el sonido, es mi móvil.  Le miró otra vez y me sonríe y de repente yo también lo hago inconscientemente. Me siento mejor al verlo sonreír. Es como si llenará una parte de mi. Me pongo de pie, justo cuando empieza la parte movida de la canción, Without. Voy andando al ritmo de la música, sí, yo soy así, no soy nada tímida. Él se ríe de forma tierna, a mis espaldas. Y me estremezco y vuelvo a sonreír aunque él ya no me vea.
Llego al móvil y lo cojo sin mirar la pantalla, ya que no tenía tiempo sino colgarían.
Mar: ¿Si? -contestó con una sonrisa en la cara, rápidamente-
Xxx: Hola Mar -con esas dos palabras ya sé de sobra quién es. Sí, es Javi. De repente la expresión cambia de mi cara, a una más nerviosa. A preocupada. ¿Qué le pasará? Acabo de llegar a Canadá, dijimos que íbamos a intentar despejar nuestras mentes, un poco. Nos queríamos demasiado y aunque eso parezca bueno, a veces juega una mala pasada. Porque te vuelves super protectora con esa persona, hasta el punto, de que los celos te pueden.-
Mar: Hola, Javi. ¿Pasa algo? ¿Has vuelto a..  ?
Javi: No, no. Joder, yo estoy bien. Mar, sabes que eso ya no forma parte de mi vida. -dije voz ronca-
Mar: Sí, lo sé.
Javi: Bueno, ¿y tú como estás? ¿el viaje hasta allí bien? -me pregunta. Pero yo sé que no me llama por eso, algo le pasa. Giro la cabeza y le hago una mueca, de disculpas a Chaz, él segundos antes llorando y yo aquí hablando con mi novio. Él sonríe dulcemente  y mueve una mano, como seña de que no pasa nada. Yo le dedico una media sonrisa y me vuelvo a girar mirando a  la pared.-
Mar: Yo todo bien, Javi. Dime que te pasa.
Javi: Cada día me preguntó como cojones me conoces tan bien, princesa. -tiene la voz triste, habla con melancolía. Como si se arrepintierá de algo-
Mar: Como no te voy a conocer.. llevamos juntos más de un año. Ya eres una parte de mi, por lo tanto sé que esta llamada es por algo en particular. -voy al grano-
Javi: Me parte el corazón decirte esto, pero no me lo puedo callar, te quiero demasiado, lo sabes. -lo dice amargamente, como si cada palabra le doliese. Me espero lo peor.-
Mar: ¿Qué coño ha pasado? -preguntó susurrando-
Javi: yo.. yo.. -la voz se le corta y noto que empieza a llorar- Mar, te he... he engañando. Me he liado con Nicole. -cierro los ojos fuerte, muy fuerte. Intentando que las lágrimas no saliesen de mis ojos, no lo consigo de repente sale una y otra y otra y otra, miles de lágrimas que inundan mi rostro, ahogándome en sollozos incontrolados.-
------------------------------------------------------------------------
NARRA ALICE
------------------------------------------------------------------------
Lo quiero demasiado, hasta a veces pienso, que el corazón está apunto de que se me salga por la boca. Se ríe y pinta mi mundo de colores. Él me ha enseñado a soñar. Yo antes solo era una cría, que no sabía de la vida. Luego apareció él y me jodía que fuera tan perfecto. Tan guapo, tan divertido, con esa sonrisa matante, con sus ojos los cuales me hipnotizaban, con esa forma de hablar... pero era tan chulo, tan prepotente, tan rencoroso y orgulloso. Que creía que no podía ser real. Era igualito que yo, en versión masculina. Y eso no podía ser, nadie había inventado al chico para mi. Yo, estaba destinada, a quedarme sola o eso era lo que yo creía antes de que él llegará. Me hizo creer que a veces soñar no está mal. Entonces fue cuando empecé a soñar con él, una y otra vez. Le iba a preguntando a todo el mundo, que era esa sensación, de verlos en todos lo lados, de escucharlo por todas partes, de soñar que nuestros cuerpos están a milímetros y que él separaba la distancia, con un beso húmedo. Todo el mundo, me decía que aquella cosa extraña para mi, se llamaba 'amor'. Maldita sea, me enamoré de él como una completa idiota. Él primer segundo, en el que lo vi, apoyado en una pared de aquel parque, de nuestro parque, fue el mejor segundo de mi vida. Y sobre todo el más importante para mi, porque yo sin él estoy perdida. Dicen que no es bueno depender de alguien, pero lo siento, yo si dependo de él, él hace mi felicidad.
Lo vuelvo a mirar.
Chris: ¿En qué piensas, nena? -dice sonriente, sentando en el sofá-
Alice: En lo afortunada que soy. -digo acercándome a él y sentándome en su regazo, mientras le enroscaba mis brazos en el cuello-
Chris: ¿Así? ¿Y eso? -pregunta sobre mis labios-
Alice: Soy afortunada, porque te tengo a mi lado. -digo sonriendo sobre sus labios-
Chris: -se ríe-
Alice: Ey, ¿qué te hace gracia?
Chris: Lo tonta que eres, mi amor. Es al revés, yo soy el afortunado y él que te tiene que darte las gracias, por haber aparecido en mi vida.-me dieron ganas de llorar, pero de llorar de alegría. Sí, llamarte tonta si queréis. Pero estas palabras son muy  importantes para mi y más sin salen de él. Le abrazo muy muy fuerte, mientras él me acaricia el pelo.- Gracias por todo, mi vida.
Abrí mi boca, pero una voz me interrumpió. La gente solo dedica a joder los momentos más importantes de mi vida o qué. Me separó de él y los dos giramos la cabeza de donde procedía la voz. Era Paul.
Paul: Siento interrumpir... eso.. -carraspea- pero quería preguntaros si sabéis donde está Brook. Tengo un mensaje de su padre.
Chris: Sí, creo que está arriba, en su habitación, con Mady si no me equivoco.
Paul: Vale, gracias, iré a ver. -se da la vuelta y sube de dos en dos las escaleras del salón, que llegaba a otra parte de la casa-
Chris: ¿Por dónde íbamos? -pregunta sonriente-
Alice: Mmm.. -me subo encima de él, enroscó mis piernas en su cintura y pongo mis brazos en sus cuello, mientras él me coge delicadamente de la cintura. Me acercó despacio a él y acarició mis labios con los suyos. - Íbamos... por aquí. -y después desesperadamente, como si fuera necesario para vivir, abrimos nuestras bocas al mismo tiempo, juntándolas y dejando que nuestras lenguas jueguen entre ellas. Y de repente, como siempre pasa siento mariposas revoloteando por mi interior.
-----------------------------------------------------------------------
NARRA BROOK
-----------------------------------------------------------------------
Allison cierra la puerta de mi habitación, lo deduzco por el ruido estridente que ha dado. Aquello retumba en mi cabeza, eso y todas las palabras que ella ha dicho y se me han clavado como pequeñas espinitas. En mi mente se repiten una y otra vez, cada una de sus palabras, de sus gestos, sus 'aplausos'. El aire que me queda, lo gasto pensando en todo esto. Me pongo la mano en la boca y noto como mi cara está mojada, ah estoy llorando, ya ni me acordaba. De mi salen miles de lágrimas que no puedo controlar. De repente, como la otra vez, siento que no llega aire a mis pulmones y todo se vuelve borroso. Estoy de rodillas, pero no soporto mi peso. Cierro los ojos y me tiro al suelo. Justin. La imagen de Justin, está delante de mi ¿cómo es posible? Él no está aquí. Después el negro me envuelve. Y oscuridad.

TO BE CONTINUED..
----------------------------------------------------------------------------------------
Ta ta tarara TACHÁN. Aquí tenéis el capítulo 019 de mi novela. ¿A qué creéis que esto no puede ser verdad? Pues sí, que lo es, pellizcate y ya verás como no son imaginaciones. Sí, ¡por fiiiiiiiiiin! subí capítulo*-*  ¿Pensaste que me habían secuestrado? ¡PUES NO ESTABAS EQUIVOCADA! xD No, en serio, no me echeis la culpa ami, claramente la culpa la tiene mis profesores¬¬ matarlos a ellos y no a mi, jopé.
Sí, creo que como todas estas semanas, son las típicas semanas jodidas de exámenes finales. Y sí, yo acabo de subir capítulo ahora, ¿por qué? Porque mañana tengo una examen más o menos facilillo y me he escapado un rato y he dicho hoy tengo que escribir el nuevo capítulo si o si. Sí, debería estar en mi escritorio estudiando y aquí estoy, todo por vosotras. Así que amadme. #okno. En realidad, siento mucho no haber dado señales de vida y de o haber subido, pero es que no he podido en serio, no tengo tiempo para nada. En serio, no exagero, 4º es una puta mierda,además de que no sé que me pasa este año, que no puedo estudiar nada., no sé estoy medio gandula y cuando me pongo a estudiar, no puedo, no me concreto. ¿Por qué? Ni la mínima idea. Pero bueno, nos os quiero aburrir. Así que ya me queda poco decir, otra vez, gracias a la que a pesar de todo me leis, os juro que estas vacaciones os recompensaré, y gracias también a las que además de leer comentar, he perdido puuuuf ni lo quiero decir, digamos, que muchas lectoras.. así que volvemos como al principio si me puedes recomendar, a quien sea, por favor, me harías feliz. Y bueno, que espero que os haya gustado mucho, ya que lo he hecho con todo mi amor, aunque ha salido algo extraño, pero algo es algo. Y nada que muchísimas gracias y que comentes pidiendo el siguiente aquí, dejando tu tuenti para poder avisarte, o en mi tuenti The Heart Never lies (para los nuevos, que me agregueis, soy la de Alicante*.*) Y bueno nada más, ah si, que teneis las fotos de la novela en mi tuenti, por si alguien no las vio aún:) Y por último decir, que GRACIAS A TODAS, POR HACER POSIBLE ESTA NOVELA, OS QUIERO MUCHO:)

11 de noviembre de 2011

Capítulo 018 -The heart never lies♥- Never say never ¿verdad?

NARRA RYAN
-------------------------------------------------
Una sonrisa sincera apareció en el rostro de aquella chica, aún no conocía su nombre. Por sonrisas como estás, vale la pena seguir viviendo, no rendirse, luchar, levantar y seguir adelante. Sí, de todo esto me acabo de dar cuenta por ella y ni siquiera hace ni quince minutos que la conozco. Aunque sin saber su nombre, me parece que la conozco de toda la vida. Me pregunto por que está haciendo esto, no lo entiendo, no me conoce de nada y me está curando, bueno vale, tal vez si me conozca por las revistas y esas cosas. Pero bueno, a lo mejor le caigo mal como 'famoso' o algo así.
Ryan: Perdona -dije intentándole sonreír como pude mientras ellas termina de curar mi labio y poner una pequeña tirita en él. Ella me miró fijamente a los ojos y sus ojos verdes me dejaron gratamente sorprendido. El color verde de sus ojos, me lleno de esperanza. Verde, esperanza.- Pero me muero de curiosidad, ¿tu nombre es...? -pregunté sin quitar la mirada ni un segundo de sus ojos-
Mar: -se rió levemente. No entendí el porque, sinceramente. Era díficil saber el porque hacían las cosas las chicas. Esto me hizo recordar otra vez, a Brook. Sentí como si me tirarán de un avión si paracaidas, la sensación de saber que vas a morir, sin quererlo. Ella pasó una mano por mi ojos.- Ey, ¿estás bien?
Ryan: Sí, si. Solo es que.. -paré un segundo, no quería amargarla con mis problemas, porque yo sé que si me pongo hablar no me callaré hasta que cuente todo e incluso más, es lo que me suele pasar con los desconocidos, soy muty amigable y enseguida me enrrollo como las persianas y sinceramente no quería espantarla. Se le veia maja. - Nada. -ella me intenrrego con la mirada insastifecha con mi respuesta. Yo decidí volver a intentarlo, para que se quedará segura.- En serio, no, no es nada. Aún me gustaría saber tu nombre.
Mar: -me miró a los ojos y suspiró. Después una curva se formo en su boca, levemente.- Mar. Me llamo Mar.
Ryan: Bonito nombre. -ella e sonrío dulcemente, yo intenté imitarla.- ¿Española, verdad?
Mar: Bingo. -dijo divertida- ¿Cómo lo has deducido? -preguntó elevando una ceja-
Ryan: Es fácil se nota en tu acento, tu nombre y tu cara.
Mar: ¿Mi cara? -soltó una carcajada. Su risa, era contagiosa. ¿Qué estaba pasando? Ella era la única que me había podido hacer reír, con todo lo que he... estoy pasando.-
Ryan: Si. Osea, que.. si. -reí fuertemente- yo me entiendo.
Mar: Vale, vale. -después se levantó del suelo donde había estado todo el rato curándome y se levantó. Por un momento pensé que se iba a ir, dejándome solo allí. No, por favor, solo no. El mundo se me caería encima si lo hacía. De repente sentí un nudo en la garganta, que se fue rápidamente cuando la vi volver hacía mi, con otro algodón en la mano. Suspiré. Ella me miró aturdida, y yo solo le regalé una de las pocas sonrisas que me quedaban. Ella bajó la mirada al suelo y noté que se ponía nerviosa. ¿Por qué? Osea, no quiero hacerla sentir mal ni nada. Yo solo.... yo solo ¿qué? No sé que coño está pasando. Es decir, no la conozco de nada, solo va a ser una amiga. Si, eso. ¿Verdad?
Después de un rato, en silencio. Ella se puso a curar mi ceja derecha. Aquí ya tenía muy poco, pero algo tenía. Decidí romper el silencio, al compás de cuando ella me ponía la tirita.
Ryan: Yo soy Ryan Butler, encantando. -ella volvió a levantar su  ojos verdes, a los mios azules. Sentí una especie, de conexión, otra vez ese sentimiento de que ya la conocía. ¿Acaso la conocía y no me acordaba? Soy extremadamente idiota. No me entiendo ni yo. En este momento me sonrprendí mucho, pensé que iba a hacer o decir lo típico, ese "ya sé quien eres. Eres famoso. El mejor amigo de Justin Bieber ¿recuerdas?" Aquella pregunta me sacaba de mis casillas, con tan solo pensarla. Joder, ya sabía eso. Pero no hace falta que me lo recuerdes todo el rato. Además yo soy mucho más que "el mejor amigo de el mismisimo Justin Bieber" A veces simplemente me gustaría ser una persona anónima. Que nadie me conociera y poder presentarme y decir ni nombre, sin que la gente lo sepa de antemano. Raro, ¿verdad? Pues sí, a veces me apetece eso. Bastantes veces. Y es que eso, de que la gente no está conforme con nada, es verdad. Si somos famosos, porque queremos ser anónimos, con una vida normal. Y cuando tienes una vida normal, y no te conoce ni dios, quieres que todo el mundo te conozco, ser famoso. Es verdad, la gente, somos muy inconformistas.
Mar: -río levemente, dejando ver sus dientes blancos- Yo soy Mar Savena, encantada -dijo sonriéndome inocentemente y dándome la mano.-
Ryan: Gracias -susurré-
Mar: ¿Gracias? ¿Por qué? -dijo algo confusa- ¿Por tratarte como a un adolescente normal y corriente? -preguntó sonriéndome. Yo asentí con la cabeza simplemente.- Pues he de decirte que eres un estúpido por darme las gracias por eso. Porque al final y al cabo eres un adolescente más del mundo ¿no? -era una pregunta retórica, sabía que ella no necesitaba una respuesta para eso, es más estaba seguro que si le respondía, me mandaría callar al instante. Se la veía con genio, además de maja.- Y bueno, quiero preguntarme algo, pero no quiero incomodarte..
Ryan: Tú solo preguntalo. Después de la pregunta, veré si puedo responderlo o no.
Mar: ¿Por qué te estabas pegando con tu mejor amigo, con tu hermano? -su pregunta estuvo varios segundos en el aire, esperando a que yo la respondiera, pero.. yo solo sentía que las lágrimas estaban apunto de salirse por mis ojos. Agaché la cabeza e intenté taparme, no quería que nadie más me viera llorar. Simplemente no quería parecer más ridículo de lo que era.
Mar: -ella me puso su dedo índice en mi mentón y me levantó la cabeza poco a poco, hasta que mis ojos llenos de lágrimas y los suyos volvieron a juntarse. Mar simplemente negó con la cabeza repetidas veces y después me empezó a secar con las yemas de sus dedos las lágrimas que salían disparadas de mis ojos.- No llores más por favor. -susurró- por favor -volvió a susurrar. Después como si fuera un acto reflejo, me abrazo y yo le correspondí de la única manera que sabía. También abrazándola. - Sea lo que sea, no vale la pena que desperdicies tus preciosas lágrimas por ello. ¿Sabes? Hay veces que ocurren las cosas para mejor. -susurró en mi oído, aún abrazada a mi. Los pelos se me pusieron de punta. Justo cuando iba a decir algo, un sonido me calló.Era un móvil, el móvil de Mar. Exactamente era un música, la conocía, era de David Guetta y del gran Usher. Un gran cantante y amigo, también. Without you.

NARRA JUSTIN
------------------------------------------------------------
Aquella frase, lo que me acababa de decir de Chris, se me había grabado en la cabeza una y otra vez. Me había quedado en plan de tiene razón, osea tenía pensando seguir luchando por ella, pero con lo que me acababa de decir, me acaba de asegurar más que era lo que debía hacer si o si. Porque.. Never say never ¿verdad? En esta vida si no luchas, vas muy mala. Nadie te va a dar nada echo, lo vas a tener que conseguir tu solito. Y sino mirarme ami, mirar mi vida hace años y mirarme ahora. Sí, como la magnífica que canción que canté junto a Chris, Look at me now. A mi todo eso nadie me lo dio echo, me lo conseguí yo. Luché por ello y estoy segura de que si otras personas hiciera lo mismo y no abandonaran sus sueños a la primera de cambio, este mundo iría mucho mejor. Pienso en lo mejor que hay en este mundo, en su sonrisa. Lo que daría porque ahora mismo se pusiera en frente mía y solo sonriera, con su típica sonrisa, que me alegraba los días. ¿Cursi, a qué si? Pues es la verdad, yo necesitaba todos los días su sonrisa, era así y eso no iba a cambiar jamás. ¿No habeís sentido nunca, cuando la persona de la que estás enamorado, tan solo cuando te sonríe, te lo da todo? Pues eso, es lo que me pasa a mi. Cuando tengo un día malo y ella me sonríe, todo se esfuma, me hace olvidar todos los problemas que tenga, aunque sean miles, con tan solo un sonrisa. Y por eso, quiero que esa sonrisa me acompañe todos los días. Despertarme y verla. ¿Qué puede haber más bonito que esto? Nada, estoy seguro. Y eso, es lo que voy a hacer, luchar por esa sonrisa, luchar por ella. Los sueños no hay que dejarlos escapar, ¿verdad? Pues ella es mi sueño, desde que la vi por primera vez, solo sueño con ella. Sí, dicen que esos son los típicos sintomas de estar enamorado. Que le vamos a a hacer, era imposible no enamorarse de ella. Tan perfecta, entre toda su imperfección.
Y si yo soy de esos, en los que no soportaría de preguntarse lo típico de ¿qué hubiera pasado si...? Con esa pregunta yo no puedo. No podría vivir con esa pregunta en mi cabeza jodiéndome todos los días de mi vida. Así que, no va a pasar. Voy a luchar por ella, por mi amor y por su sonrisa, que vale la pena. Aunque ella no me quiera ver, me da igual, lucharé. Porque yo si creo en que los sueños se hagan realidad.

NARRA ALLISON
-----------------------------------------------------------------------------------
La miré. ¿Por qué era tan absurda? No entiendo como Justin, está enamorado de ella. Es una idiota. ¿Un ataque de ansiedad por eso? Ni que se hubiera perdido las rebajas.. Me daban ganas de pegarle un guantazo y de que le quitará toda la tontería que llevaba encima. Bueno, ahora no me voy a poner a hablar sobre ella, porque si no me voy a tirar la vida criticandola. Me miró y le sonríe falsamente. Mi plan seguía en marcha.
Alli: ¿Estás mejor, bonita? -pregunté obviamente todo falso, como ya sabréis. Ella se limitó a asentir con la cabeza, parecía aterrada. ¿Qué le pasaba? No le iba a comer, o... tal vez si. - ¿Justin y Ryan se han peleado por tu culpa, verdad? -fui al grano. Ella me miró confusa y noté como retenía todas sus lágrimas-
Brook: No joder, no se han peleado por mi culpa. Yo solo los quiero a los dos , pero yo no quería esto. -gritó mientras se ponía de pie en frente mía. Notaba como estaba a punto de derrumbarse, era lo que queria. Hundirla. Que jamás volvierá a salir de esas cuatro paredes. Que dejará en paz a mi Justin.
Alli: Ey, no hace falta que me grites. Yo solo estaba preguntando, con buena intención ..-dije inocente- Pero es que hay una cosa que no entiendo, ¿cómo se pueden querer a dos personas a la vez? Eso es practicamente imposible.
Brook: No sabes nada, Alli. No intentes hablar sobre lo que nunca has sentido. -dijo con sus típicos ojos vidriosos. No me daba pena, para que mentiros.-
Alli: Yo creo que no estabas tan enamorada como decías de Ryan. Si no, no te hubieras liado con Justin.
Brook: Cállate, por favor.. -susurró. La ignoré y seguí con lo mio-
Alli: Aquí el que me da más pena, es Ryan. El pobre, si que esta verdaderamente enamorado de ti. -las lágrimas de Brook, ya salían por sus ojos. Estaba impotente, sabía que no podía hacer nada. Estaba indefensa, estaba ganando.- Él era capaz de todo por ti. Incluso te iba a pedir casarse contigo, bonito ¿verdad? -la miré se llevo una mano a su corazón y la otra a su cara, exactamente a su boca, por la cual salió una largo sollozo. Se calló al suelo de rodillas, y rompió a llorar. Y después empezó con otro ataque de ansiedad, ya había vivido muchos, así que los conocía. Al principio solo es llorar descosoladamente, después llega la parte, en la que ya no lloras, bueno si, pero de una manera diferente. Caen lágrimas, pero tu ya no eres consciente de lo que haces. La vista se te nubla y no puedes respirar. Intentas respirar muy fuerte mientras sollozas y sollozas, pero no puedes, sientes que el aire jamás llegará a ti otra vez. Es una sensación de angustia y de querer dormir y no despertar jamás, intensa. Y tu corazón se encoge, se encoge, hasta hacerse muy pequeñito. Quería clavarle más la estaca así que solté la ultima frase. - Y tu vas y le pones los cuernos con su mejor amigo. Bravo, Brook, bravo. -me levanté de la cama, y miré hacía el suelo, donde ella estaba arrodillada, hiperventilando. Aplaudí muy fuerte, mientas sonreí triunfante. Lo que más deseaba, era ver a Brook así, sufrir como yo lo había echo. Di la última palmada, pisé fuerte y la dejé allí tirada y sola, como siempre debía de estar.

NARRA CHAZ
-------------------------------------------------------------------
No aguantaba más. Era obvio y al final había dicho lo que tanto me había callado todos estos meses. Que ella era perfecta tal como era. ¡La puta verdad! Me gustaría habérmelo callado y que ella hubiera sido la diera el primer paso. Pero yo ya no aguantaba más. Esto de estar tanto tiempo si sus abrazos, sin sus caricias, sin sus sonrisas, sin sus risas, sin sus tonterías, sin sus besos.. era terriblemente insoportable. Ya no lo aguantaba. Necesitaba gritarle que le quería. Querido orgullo, hoy te debo de comer, lo siento.
-------------------------------------------------------------------------
FLASHBACK
-----------------------------------------------------------------------------
Me estaba quedando congelado. Si tardaba más me iba a quedar como aquel muñeco de nieve que estaban haciendo esos niños del parque. Pero bueno, esto era nuestro día a día y me encantaba. Saqué las manos de mis bolsillos y las froté por encima de los guantes. Aquí en Canadá siempre hace mucho frío en invierno, pero es que este invierno, esta siendo de lo que nunca se ha visto. Miró el reloj, ya van quince minutos. Nunca cambiará. Y sinceramente no quiero que lo haga. La veo aparecer corriendo su pelo rubio se mueve al compás que el helado viento y pequeños copos de nieve caen encima de su pelo rubio cubierto con su típico gorro con esa gran bola azul en la cabeza. Una sonrisa estúpida se forma en mi cara. Esto de estar enamorado, es verdad, que te deja idiota. Se acerca a mi, como puede, logra no caerse, al menos eso es un mérito.
Chaz: Diecisiete minutos, vamos mejorando, princesa. -le sonrió, la cojo por la cintura y la acercó a mi. Estamos a escasos centímetros.-
Mady: Besarme antes de saludarme, es de muy mala educación Chaz. -dije pegando nuestras frentes. Y si, señoras y señores, esto es nuestro día a día. Ella llega tarde, yo la intentó besar y ella no se deja, me dice que es de mala educación y a mi me toca saludarle, preguntarle como está y después nos besamos como si fuera la última vez. Nuestros típicos besos. No pido más. Todo lo que quiero lo tengo justo delante mía.-
Chaz: Hola mi vida. ¿Cómo estás? -preguntó sobre sus labios-
Mady: Ahora genial. -y entonces ocurre, nos besamos. Y todo el mundo desaparece, solo estamos ella y yo. Solos en medio del mundo. En mi barriga solo siento cosquilleos, las mariposas que revoletean en mi interior, cuando nuestros labios se juntan. La amo.

TO BE CONTINUED...
------------------------------------------------------------------------------------
Cucú princesa. ¿qué tal? ¿te gustó el capítulo? Espero que con todo mi corazón de que si. A mi almenos si que me gusta mucho escribirlo, así que con eso, ya estoy orgullosa:) Bueno, pues eso, que aquí teneis el capítulo 18 de esta caca de vaca de novela. ¿Sabéis que día es hoy? Si, 11/11/11, según mi padre, el día en el que lo sueños se cumplen, curioso ¿verdad? Porque el mio aún no se ha cumplido, muchas chicas podrán ver a Justin hoy, podrán verlo en a tan solo metros de él. Y yo, yo no.. otra vez. Pero bueno, sé que muchas chicas estarán igual que yo. Pero es que cuando tu ídolo viene a tu país, ya no una, ni dos, si no TRES veces, pues duele y mucho, no poder ir a verlo.. estar aquí en casa, puf mucha impotencia. Pero bueno, no quiero hablar de esto ahora, porque no me apetece llorar más. Espero que si alguna de vosotras si que ha podido ir, lo este disfrutanto a tope:) Seguro que te lo mereces. Bueno, hoy no tengo mucho que decir, porque ya ni me voy a esforzar, muchas de vosotras ya sois mayorcitas para saber lo que haceis. Yo me curro los capítulos, para que vosotras ni siquiera me digais un simplón siguiente. Genial, ya hacer lo que querais, allá vosotras. Y bueno, que la novela por ahora no la voy a dejar, bueno si, bueno no sé, no tengo nada seguro, no sé si escribiré y publicaré el siguiente capítulo, a lo mejor si a lo mejor no. Estoy pensandolo aún. Y bueno, eso que a las que si sois majas y buena gente, y me pedis el siguiente en mi tuenti The Heart Never Lies, que muchas gracias y que por favor, seguir haciendolo*-* Y bueno, nada más. ¡AH SI! Que en mi tuenti, ya teneis un album de fotos sobre la novela, por si os apetece echarle un vistazo:) Pide el siguiente en mi tuenti.
Y nada más, que espero que os haya gustado, un besito grande, OS QUIERO.

3 de noviembre de 2011

Capítulo 017 -The heart never lies♥- Just the way you are.

NARRA BROOK.
-------------------------------------------------------------------
Reímos. Mi mejor amiga y yo, reíamos como siempre lo habíamos echo. Vale, ahora mismo no debería reír ni mucho menos, ¿pero en realidad, que importa? Si total, aquí la vida es muy puta y sino te ríes a veces un poco, acabas amargada. Reímos y nos olvidamos de lo demás. Sin novios, sin problemas, sin comeduras de cabeza, sin nada, solo reír. Porque la risa, es el mejor tranquilizante que puedes encontrar tras una enfermedad. Al decir "enfermedad" me refiero, sobre todo, a mal de amores. Porque casi siempre era eso lo que le pasaba a los jóvenes ¿no? Es decir, tenemos diecisiete años, somos adolescentes. Es normal, que todo ahora gire en torno al amor. Porque es una nueva experiencia, que todos queremos sentir. Al menos una vez en nuestras vidas. O al menos eso es lo que pienso yo. Mady, para de reír y yo con ella. Acto seguido, nos miramos a los ojos serias, aguantándonos la risa. De repente, volvemos a estallar en carcajadas. ¿Qué nos pasa? Parecemos dos crías, que están jugando al típico juego de que quién aguanta mirándose fijamente, sin reírse. Pero bueno, en realidad, que más da. A veces lo mejor que puedes hacer, es volverte a convertir en una cría.
Brook: Mady -dije entre risas-
Mady: ¿Qué? -dijo como pudo, ya que se estaba retorciendo en la cama, a causa de la risa-
Brook: -intenté parar de reírme y respiré lo más hondo que pude. Pero misión fallida. En seguida volví a reírme.- Me duele la barriga de tanto reírme. Tengo que parar, que me muero, por favor -dije al cabo de un rato de más risas. Si os digo, la verdad ya ni me acuerdo de porque nos reíamos. Pero es que miraba a Mady reírse y su risa se me contagiaba y volvía  a reírme sin querer.-
Mady: Bueno, tienes razón. Lo mejor será que nos tranquilicemos, parece que nos hemos bebido un botella enterita de alcohol. -dijo parandose de reír. ¡Por fin! A mi me costó medio minuto más, poder parar. Pero al final lo conseguí. Me limpíé las lágrimas que estaban a punto de salirse a causa de la risa.-
Brook: Tienes razón. Se nos va, la cabeza y solo tenemos diecisiete años.
Mady: Bah, lo importante es que nos hemos echados unas buenas risas. -dijo encogiendose de hombros.-
Brook: Pues sí. Tienes mucha razón. Eres la mejor amiga, en serio, gracias por esto. Me has echo olvidarme de Ryan y Justin, por minutos. Te mereces un premio de los que pesan mucho. -sonreí-
Mady: No se dan, tontucia.
Brook: Eh -dije dándole un pequeño golpe en el hombro, a lo que ella me miró sorprendida.- Quiero mis derechos de autor. Tontucia, es mi palabra.
Mady: La llevas tu clara, guapa. -le di otra vez- Vale, vale. Tontucia, es tu palabra. Pero yo tengo permiso para usarla, ¿a qué si? -dijo poniendo una cara absurda-
Brook: Bueno -dije alargando la "e".- Pero solo porque eres tú, que conste.
Mady: Bueno, yo creo que me voy a tener que bajar abajo, a ver como están estos. Los hemos dejado solos en nuestra casa. -dijo haciendo una mueca-
Brook: Tienes razón, baja tú, haber como andan. Yo prefiero quedarme aquí un rato más. Además estos ya sabes que tienen mucho peligro. Pueden haber sido capaces, de haber montado una fiesta. -dije mientras Mady abría la puerta de mi habitación, mientras me miraba. Una voz, que obviamente no era la de Mady, me sobresaltó.
Alli: Bueno, yo creo que exactamente una fiesta no hemos montado -dijo con voz fría.Nos miro a Mady a mi, con cara de seria.  Mientras se cruzaba de brazos. Perdón, pero no me entero de nada.-
Mady: Em, ¿por qué dices eso, si se puede saber?
Alli: Bueno, si llamais a una pelea, fiesta. Entonces si, han montando la fiesta del siglo.
Brook: ¿Qué? -chillé, interrumpiendola.-
Mady: ¿Una pelea? -dijo abriendo bien los ojos- ¿Quiénes se han peleado? -Entonces a mi, el corazón en ese mismo instante se me paró por no sé cuantas veces en este día. Estaba segura al cien por cien, de que los que se habían peleado habían sido ellos. Ryan y Justin. Justin y Ryan. Joder, joder, joder. Y todo por mi jodida culpa..-
Alli: Justin y Ryan. -aquella tres palabras, simples, me aseguraron lo que había pensado. De repente, sentí que el aire no llegaba a mis pulmones. No podía respirar. Intentaba hacerlo, pero era imposible. ¿Es posible, que se me haya olvidado como se respira? Ag, no puedo, no puedo. Me voy a ahogar. ¡Socorro!
Mady: ¿Brook? ¡¿BROOK!? -mi nombre sonaba a la lejanía. Después alguien me zarandeó muy fuerte, demasiado. Casi me caigo. Sentí aire en mi cara y de repente, otra vez aire por mis pulmones. Lo solté todo de golpe y pude volver a abrir los ojos. Mady, estaba arrodilla enfrente de mi.- Joder, que susto me has dado. ¿Estás bien? -preguntó mi mejor amiga-
Brook: -no podía hablar aún, así que simplemente me limité a negar con la cabeza-
Alli: Le ha dado un ataque de ansiedad -dijo alguien cerca de mi. Después giré mi cabeza y la vi, era Alli. Es verdad, se me había olvidado que estaba allí.- Lo mejor es que la dejemos reposar y si no se le pasa, iremos a la farmacia a comprarle las pastillas que se toman para la ansiedad. -dijo, después paró un segundo y volvío a hablar- Mady, tu si quieres vete a abajo haber como están Justin y Ryan. Yo mientras me quedo aquí con Brook. -iba a gritarle que no, a Mady. Que no me dejará sola. No sabía el porque. Porque Allison, era mi amiga, una de mis mejores amigas. No me debería importarme quedarme con ella, ella me cuidará bien. No hay problemas Brook. No te comas más la cabeza.-
Mady: Vale. ¿Te parece bien, Brook? -dijo mientras me acariciaba cuidadosamente la mejilla con ternura.-
Brook: Si. Tranquila, estoy mejor. -Mady asintió con la cabeza.-
Mady: Vale, aún así, ahora dentro de poco vendré haber si estás mejor. -después me dio un abrazo, a lo cuál le correspondí con fuerzas. Me sonrío y salió de mi habitación, dejándome a solas con Allison.
---------------------------------------------------------------------------------
NARRA CHRIS
--------------------------------------------------------------------------------
Estoy demasiado asombrado. No me cabe en la cabeza, lo que nos está contando Justin. La quiero, quiero a Brook. ¿Qué? ¿Cómo? ¿Desde cuando? ¿Por qué? Demasiadas preguntas. Y supongo que muy pocas respuestas.
Miró a Alice, ella está mirando a Justin, con una mano en la barbilla. Es hermosa. Y es mía. Es tan gracioso como pasan las cosas. Antes eramos el perro y el gato. Yo siempre pensé que ella era una niña mimada de mamá y papá. Y siempre nos estábamos peleando. Pero me he dado cuenta, de que es verdad la teoría esa, de que del amor al odio solo hay un paso, obviamente aquí es al revés. Cuando la vi, realmente por primera vez, es cuando ella vino cuando mi abuelo había muerto. Una tontería para algunos, en cambio para mi, lo más doloroso de este mundo, perder a mi querido abuelo. Ella a pesar de que me "odiaba", vino a mi casa, me consoló e hizo que sonriera, allí la vi con otros ojos. Vi que era una chica fantástica, increíble, maravillosa, dulce, buena, simpática, alegre, energética, llena de vida, con aquella sonrisa que iluminaba mi mundo, con el brillo de sus ojos y la peca que tenía cerca de la oreja,simplemente ella.. caprichosa como ella sola, mal pensada, orgullosa, con mala leche, impaciente, gritona.. mil defectos y mil y una virtudes. La amo, a toda ella entera.
----------------------------------------------------------------------------
FLASHBACK
-----------------------------------------------------------------------------
Hoy dos días, después de la muerte de mi abuelito. Ya no lloro. E intento no estar triste, es duro, perder a alguien a quien querías muchísimo. Pero la vida, es así. Naces y mueres. Es ley de vida. Y como dice ese refrán, todo tiene solución menos la muerte. Así que yo ya no puedo hacer nada por él. Ya se lo dije todo, todo lo que quería y lo que lo admiraba.
El día de su muerte, vino por la tarde, Alice. La hija de la mejor amiga de mi madre. Es odiosa, bueno, vale no lo es. Ahora simplemente a pasado a ser pesadita. Bueno, eso que me desvió, que vino por la tarde, porque se enteró de lo que le había pasado al padre de mi madre, a mi abuelo. Pensé que venía a joderme, más de lo que estaba pero no fue así. Ella me animó a seguir hacia adelante y me hizo ver, que mi abuelo estaría orgulloso de mi, si afrontará esto con madurez. Pero esto no significa que ella sea mi amiga. No, no y no. Me niego. Para mi ella sigue siendo un niña caprichosa. Aunque ahora ya el calificativo, de maleducada y orgullosa se lo quitamos. Porque verdaderamente, se comió todo su orgullo, para animarme. Porque sí, según tengo entendido a ella yo, tampoco le caigo nada bien. Pero bueno de todas formas no sé porque estoy perdiendo mi tiempo hablando con ella, ya se lo agradecí, así que, fin de la historia.
Muevo mis pies, hacía mi parque preferido de Canadá. Allí hay varias pistas para hacer skate, pero yo hoy no voy a hacer. No tengo ganas. Anduve un rato por allí, hasta que una chica de mi altura que iba con patines y morena, casi me come. Nos chocamos y ella estuvo apunto de caerse si no hubiera sido por mi, que corriendo la cogí del brazo.
Chris: Joder -bufé- Hay que mirar por donde se va y más con esos patines. -dije mientras la intentaba vovler a poner en equilibrio. Después subí mi vista hasta la cara de la chica, por cierto, con muy buen cuerpo y.. me cago en todo, joder, joder, joder, que es ella.- Anda pero si eres tú -dije irónico.-
Alice: Si, soy yo. Y desgraciadamente, el que está en frente mía eres tú. En serio, mi tarde iba perfecta, hasta ahora. -dijo mientras se hacía un coleta con su melena morena. La miré con una sonrisa irónica en la boca, ¿qué se creía está chica, qué podía chulearme así por que así, solo por qué tuviera un  buen cuerpo y fuera guapísima? Em, no joder Chris. Esos no eran los adjetivos que quería decir. ¿Podemos borrar lo que acabo de decir? ¿NO? joder. Bueno, pues lo retiro. He tenido un momento de lapsus, pero ya se fue. No me he vuelto loco, todavía.-
Chris: Mira niñata, que el otro día me ayudarás por la.. bueno, por lo que tu sabes, no significa que seamos ni amigos ni nada.
Alice: -río- no pretendía ser tu amiga. Ni siquiera pretendía ser una conocida para ti, pero mira tú, me ha tocado el gordo. Ah y lo de niñata, te lo metes por donde te quepa -me guiño un ojo y yo sentí un asdfghjkkl indescifrable-
Chris: Eres una NIÑATA. -dije pronunciando bien la palabra. Sinceramente, me estaba sacando de mis casillas. Y dando un paso, acercándome a ella.
Alice: Y tú un maleducado.-dijo dando otro paso pequeño hacía mi-
Chris: Idiota. -dije dando otro paso hacía ella-
Alice: No me hagas decir, lo que quiero decir, cariño -dijo irónica, mientras acortaba ya la poca distancia que había entre nosotros. No sé que estaba pasando. Así que ni me preguntéis.-
Chris: -reí- lo que me digas me da igual.
Alice: Gilipollas.
Chris: Patética.
Alice: Imbécil -dijo, pero su aliento ya chocaba en mi cara y yo ya estaba que no aguantaba más. Mi corazón iba a mil. ¿Por esta niñata? Pues sí. Soy masoca, que le vamos a hacer. Le cogí rápidamente su cara entre mis manos y la besé. Sí, si leisteis bien la besé. Y ella se dejó llevar. Al principio solo fue un pico, un roce suave de labios. Pero después mi boca se abrió poco a poco y ella lo mismo con la suya, estábamos sincronizados. Mi lengua saboreó la suya y se unieron como un puzzle. Encajaban a las perfección. Y así pasamos la tarde, entre besos, besos, insultos, insultos y más besos.
-------------------------------------------------------------------------
FIN DEL FLASHBACK
----------------------------------------------------------------------------
Y así fue como caí rendido a sus pies. ¿Curioso, verdad? Pues sí, pase de odiarla a quererla. En realidad, creo que nunca la odié. Solo que la veía tan perfecta, que pensaba que no podía ser real.
La vuelvo a mirar, tiene una sonrisa en la cara, sabe que la estoy mirando y además se le nota en la cara, que sabía perfectamente que Justin, uno de nuestros mejores amigos, estaba enamorado de Brook. Vuelvo a engancharme a lo que estaba hablando Justin.
Justin: Yo, yo.. siempre la he querido. Desde el primer momento, intentaba pensar que no, que era una confusión de mis sentimientos, una confusión que tenía mi corazón, simplemente pensaba que el confundido era yo. Pero después me di cuenta, de que cada vez que veía a Ryan y Brook, besarse, demostrarse su amor, me mataba por dentro. Sentía como una mezcla de celos y de impotencia, que rompía a llorar y me tenía que ir rápido de allí. -suspiró-
Alice: Yo ya lo sabía Justin. -¿veis? Si es que la conozco, demasiado bien-
Justin: ¿Qué?
Alice: Eso. Que yo ya lo sabía de sobra. -y sonrío mostrando sus alienados dientes, una sonrisa, que deja sin respiración a cualquiera-
Justin: ¿Y cómo y cuándo lo supiste? -preguntó Justin un tanto asombrado-
Alice: Pues desde hace demasiado, creo que la primera vez que os vi a Brook y a ti a solas, sin Ryan. Es fácil de adivinarlo, las chicas notamos esas cosas y más yo. Es como si tuviera un sexto sentido, para adivinar lo que pasa por la mente de los chicos. - yo la miré frunciendo el ceño. Como queriendo decir ¿qué es eso de la mente de los tíos? Sí, soy un poco celoso. Pero solo un poco, eh. Justin también la miró arrugando la nariz. Alice ante el panorama se río- Es una broma, tranquilos. No puedo saber lo que piensan los chicos... aún. -sonrío otra vez divertida- Lo descubrí cuando la miraste con ese brillo en los ojos cuando ella no te estaba mirando a ti.
Justin: Vaya, yo no sabía que se me notaba tanto.
Chris: Bueno yo siendo sincero, no me enteré de nada. Creo que estoy un poco empanado.
Alice: ¿Solo un poco, cielo?
Chris: -la fulminé con la mirada- que graciosita estás hoy, mi amor. Como me ponga yo gracioso también, no te va a hacer tanta gracia.
Alice: Uh -dijo alargando la palabra- Lo siento, pero no me das miedo.
Chris: Bueno, mejor que esto lo dejamos aquí.
Alice: Si, será mejor.
Justin: Oh dios. Seguis siendo a pesar de todo, como el perro y el gato.
Alice: Nah, es nuestra manera de demostrarnos que nos queremos -sonrío dulcemente y yo con ella. Me acerqué agilmente hacía ella, me incliné en frente de donde estaba sentada y la besé. Y otra vez, esas mariposas bailando en mi interior. Estoy enamorado hasta los huesos, de esta perfecta chica.-
Justin: Bueno chicos, yo creo que es mejor que me vaya. Creo que voy a ir al baño, a darme un poco de agua en la cara y después me iré a mi casa.
Chris: Espera bro, bueno yo te quería decir. Que te entiendo lo que has echo, ahora que nos lo has explicado. Y que si la quieres, ve a por ella y punto. -dije sonriendo y poniéndole un mano en el hombro-
--------------------------------------------------------------------
NARRA MADY
--------------------------------------------------------------------
Cerré la puerta de la habitación de Brook. Dejando dentro a ella y a Allison. No es que me hiciera gracia dejar sola a Brook ahora y más con el ataque de ansiedad que le había dado, y menos con Alli, la chica que antes estaba abrazando a Chaz. Pero cuidado, yo no estoy celosa, eh. Bueno, eso que no me hacía gracia pero que tenía que bajar si o si, haber que había pasado con Justin y Ryan. Dios, en serio, aún no me lo creo.
Es tan raro todo, hace un año Brook y yo, eramos anónimas, con vidas normales, amigos normales y todo normal. Ahora en nuestras nuevas vidas tengo de todo, menos la palabra normal. Nada es normal aquí. Eso no quiere decir que sea malo, es simplemente diferente a lo que estaba acostumbrada. Y dicen, que a veces lo diferente es bueno. Brook, antes no tenía novio,bueno sí, pero es decir que siempre había sido una chica guapísima y yo siempre creí que medio instituto estaba colado por ella, pero ella decía que no era así, que ella no era nada guapa que es que yo la miraba con buenos ojos. No sabe lo engañada que estaba, yo no lo decía por lo guapa o fea que fuera, yo lo decía porque era una chica encantadora y todo el mundo se enamoraba de su personalidad. Me acuerdo cuando rompió con su primer novio,él único que tuvo en España. Lo pasó fatal, el chico se pasaba jugando con ella todo el rato. Rompieron y después volvieron. Ella me decía, todo el mundo se merece una segunda oportunidad, pero las segundas oportunidad nunca fueron buenas. Ella sabía que lo suyo con él, iba a ser un poco dificil, pero estaba tan enamorada de él, que siguieron. Al final la cosa, no acabo bien, ella estaba destrozada. Y dijo que nunca más se iba a enamorar.
Y sí, mirarla ahora, tiene a dos chicos completamente enamorados de ella, hasta las trancas. Yo sé que quiere muchísimo a Ryan, pero también sé que lo que siente hacía Justin es tan fuerte, que puede superar todas las barreras posibles. Y es que, por más que ella no quiera sentir eso hacía Justin, el mejor amigo de Ryan, no lo puede evitar. Porque los sentimientos no se eligen. Y porque muchas veces, el amor no surge poco a poco, surge fuerte, a lo bestia. Y cuando pasa, ya no se puede hacer nada para evitarlo. Cuando se está enamorado, se está y fin.
Bajo las escaleras con rapidez, pero tengo la mala pata y nunca mejor dicho, de tropezar con un escalón y caerme hacía delante. Algo me para el golpe. O mejor dicho alguien. O mejor dicho él. Chaz.
Chaz: ¿Se puede saber qué estabas pensando? -preguntó mientras estábamos los dos en un escalón, mientras me tenía agarrada de los hombros por la caída-
Mady: Joder, ahora una ni siquiera se puede tropezar o qué, ¿eh? -dijo levantandame corriendo de sus brazos y nos quedamos mirándonos de pie, uno en frente del otro.- Lo siento, pero no soy perfecta.
Chaz: Sí, para mi si. -dijo como si nada sonriente.-
Mady: ¿Qué? -pregunté sin entender nada-
Chaz: Eso. Que para mi si que eres perfecta tal como eres. -dijo acercándose peligrosamente a mi. ¿Qué tenía que hacer después de todo? ¿Después de que ya me hayan roto el corazón una y otra vez? Y que una de ellos haya sido él, Chaz.

TO BE CONTINUED..
---------------------------------------------------------------------------------------------
Tú. Si tú, la chica perfecta que se está leyendo esto, gracias por dedicar tu valioso tiempo en mi caca de novela*-* En serio, gracias, por las que me han dado y me están dando una oportunidad en esto. Bueno,haber.. sí, aquí teneis ya el capítulo 17, como dije en un estado de mi tuenti, estoy pensando en dejarla. ¿Por qué? Porque perdí muchas lectoras. Porque en la página hay unidas 150 usuarios, que se supone que se están leyendo mi novela, pero no recibo ni la mitad de comentarios. Y yo ya no sé, si es que ya no os gusta o simplemente han dejado de leerla o que son invisibles y pasan de comentar. Y eso da rabia, mucha rabia y desmotiva, porque pienso que nadie la lee. Así que por favor, si estás leyendo esto, ¡COMENTA, QUE ES GRATIS, JOPÉ! Y bueno, hay nuevas lectoras, así que bienvenidas a todas, gracias por darme esta oportunidad y espero no defraudaros:) Y.. después quería decir también, que esto vuelve a ser como al principio.. si no consigo más lectoras, dejaré la novela. Supongo que seguiré escribiéndola, pero no publicaré, si esto sigue así. Lo siento, me duele a mi más, que a vosotras. Pero de todas formas, aún no hay nada segura, aún me lo estoy pensando. Después, también decir, que si tenéis alguna idea, sugerencia, algo que os gustaría que pasará, algo otro personaje, CUALQUIER cosa, por favor, en vuestro comentario, decirmelo, porque lo tendré muy en cuenta:) Ya que vuestras sugerencias, también son importantes para esta novela. Y bueno, que espero que os haya gustado este capítulo, ha sido un poco.. ¿diferente? bueno.. no sé, como expresarlo, me ha quedado raro y tampoco he dejado mucho con la intriga, pero bueno, algo es algo.
Si las cosas mejoran, espero subir capítulo, lo más pronto posible, porque con esto de hacer 4º en un colegio de monjas, no puede ser sano._. Y bueno, que nada más, que por favor, comentéis pidiendo el siguiente, en mi tuenti, The Heart Never lies, ¿va? :) Nada más, babies, que os quiero mucho a todas princesas<3

22 de octubre de 2011

Capítulo 16-The heart never lies♥- Princesa de ojos verdes.

NARRA RYAN
----------------------------------------------------------------------------------------
Pum. Al agua. Estaba debajo del agua, sabía que Justin ya había salido a la superficie. Pero yo sinceramente no tenía ganas, ni unas pocas. Tenía ganas de quedarme allí abajo, para el resto de mis días. ¿Por qué para que subir, si nadie te espera arriba?
Sabía que al fin y al cabo, de un momento a otro, me quedaría sin respiración y tendría que salir y enfrentarme con la puta realidad. Pero iba a aprovechar hasta el ultimo segundo que pudieran mis pulmones, aquí abajo. Sabía que si salía, iba a tener que enfrentarme con Justin. Sentía tanta, tantísima rabia, que me es imposible describirla. Uno, dos, tres... ya no aguanto más, es la hora de la verdad. Subo, subo, subo y llego. Llego a la superficie. Y tomé una gran bocanada de aire y después la solté como si la vida me fuera en ello. Miro hacía todos los lados, quiero ver donde esta ese cabrón. Miro hacia el borde de la piscina y lo veo, está de pie y empapado, mirándome fijamente. Su mirada me recordó a un día lejano. Muy lejano. Podía ver melancolía en ella. Sabía que él, quería que siguiéramos siendo los mejores amigos. Pero eso no podía ser. No, después de todo lo que ha pasado. ¡Él sabía que yo estaba enamorado de Brook hasta las trancas! ¡Lo sabía de sobra! Por favor, ¿qué clase de amigo te quita a la chica de la cual estás locamente enamorado? ¡Ninguno! Bueno, miento, uno sí, Justin. Otra vez esa decepción e impotencia volvieron a mi. Apreté los puños, estaba tan sumamente jodido. Ambos seguiamos mirándonos fijamente, ninguno quería quitar la mirada del otro, reflejaban tensión, al menos en mi. En la mirada de Justin, pude descifrar algo de dolor, de arrepentimiento, de miedo a perder un pilar importante de tu vida.. Pues lo siento. Esto es más duro para mi, que para él. Decidí nadar y salir de aquella piscina, que tanto me recordaba a ella. Y ahora solo de verla, me entraban arcadas. Me parecía absurdo seguir allí dentro. Salí, una leve brisa vino hacia a mi. Pero yo no sentí frío. Ya no. Simplemente era un cuerpo, sin vida. Como un títere, al cual lo están manejando y se están liando los hilos y de un momento a otro, se van a romper. Me acerque despacio, sin prisas. Porque, ¿para qué tenerlas? Lo miro directamente a los ojos. Sin rodeos. Sus ojos color miel, en este momento no brillan, están apagados. Recuerdo siempre de pequeño, como envidiaba sus ojos. ¿Qué por qué? Diciendo la verdad, por las chicas. Sí, sí ha habéis leído bien las chicas. Ya que ellas, siempre habían preferido los ojos miel de Justin, a los míos azules. Muchas veces deseé tener sus ojos, para poder tener a más pretendientes detrás mías. Pero después llego Brook y cambio el rumbo de mi vida y de mis decisiones. Prefirió primero, al mejor amigo de Justin Bieber, que al mismiso Justin Bieber. Recuerdo, la primera vez que la mirada de Brook y la mía se conocieron. Sus ojos grisáceos, soltaban chispas cuando me miraban. Eran algo tan mágico e increíble, lo que sentía cuando tenía su mirada sobre mi. Y me acuerdo que me sonrío, así sin más, una sonrisa sincera, llena de un amor, que ambos sabíamos que sin decirnos el nombre, sentíamos. Aquella mirada y su sonrisa, jamás se me olvidarán, era algo que tenía marcado en mi memoria para toda la vida. ¿Acabo de decir que años atrás sentía envidia de los ojos de Justin, no? Pues cuando llego Brook, eso cambió. Un día sin ton ni son, me dijo, me encantan tus ojos, Ry. Y yo le respondí que a mi no me gustaban, que los prefería de otro color para llamar más la atención, ya que el azul estaba bastante visto, al fin y al cabo Y ella simplemente me dijo, los ojos no son solo bonitos por su color, si no por lo que transmiten. Desde ese justo momento, en el que pronuncio aquella frase, nunca más sentí envidia de los ojos de Justin.
En ese momento, decidí hablar o al menos, intentarlo.
Ryan: ¿Por qué? -pregunté en un susurro, el cual se lo llevó el viento. Había echo esa pregunta, porque era lo primero que se me vino a la cabeza,la preguntaba que tanto deseaba hacerle... Esperé una respuesta coherente, pero no la recibí. Solo silencio, que incluso me hizo más daño que las palabras.- ¿Por qué ella? ¿Por qué tú? ¿No habían más chicas en el planeta? ¡Tú tienes a millones de chicas detrás tuya, y yo solo tenía a una! ¡Y me la quitas! -grité con furia. Necesitaba sacar lo que llevaba dentro-
Justin: Ryan.. yo, lo siento. Pero yo no elegí enamorarme de ella, yo no elegí sentir lo que siento por ella. Yo no elegí su risa, ni que me miré así con esos ojos que me lo dan todo. Tampoco elegí, el cosquilleo que siento en la barriga, cada vez que pronuncian su nombre. Yo nunca elegí, morirme de felicidad cada vez que ella me sonreía. Y mucho menos había elegido, sentirme el chico más afortunado del planeta, solo por saber que ella, la chicas de los sueños, existía. Tampoco elegí el día, ni el mes, en la que ella llegó y me arrebató el corazón... -suspiró. E hizo una pausa, para tomar aire. Todo eso me lo había dicho despacio, como si quisiese que entendiese cada una de sus palabras, como si quisiese hacerme más y más daño, cada vez que pronunciaba una palabra de ella. Y es que, me lo hacía y mucho. Su voz me hirió otra vez y siguió hablando. - Pero también quiero que sepas algo Ryan, y es que si hubiera podido elegir alguna de las cosas que he dicho.. lo hubiera echo, sin pensármelo dos veces. Aunque duela, lo hubiera hecho, Ryan. -sus palabras me hicieron daño. Sentía demasiada rabia. El puño que demostraba todo lo que sentía fue directo a la nariz de Justin. Su nariz sangro y mis nudillos me dolían. Una mano me la había destrozado con una pared y ahora la otra, con la nariz de Justin. Justin se llevo la mano hacia la mano, se la toco y después miro la sangre que había en ella. Me miró incrédulo. Bajo las manos hacia sus costados y me miró, como queriendo decir, pegame de nuevo, te dejo. Y aquello me saco incluso si se puede más de mis casillas. Mi puño dolido por el otro puñetazo, se volvíó a levantar con fuerza hacia la cara de hasta hacía menos de dos horas, mi mejor amigo. No sé donde llego a parar ese puñetazo, porque cuando menos mi quise dar cuanta, estaba en el suelo, encima de Justin, pegándole una y otra vez. Mi ceja sangraba y ni siquiera sabía el porque. Los puñetazos ya flojos, por la poca fuerza que me quedaba, sabía de sobra, que me estaban doliendo más a mi, que a Justin. Le miré a los ojos, él no se defendía.¡Quería hacer esto más dificil de lo que era! Si me hubiera devuelto el primer puñetazo que le di, todo sería más fácil. Más facil, porque así tendría escusa para seguir pegándole. Pero como él no hacía nada, porque sabía que Justin lo ultimo que haría sería pegar a un persona, por muy malo que fuese lo que le hubiera echo alguien, él siempre prefería hablar, antes que usar la fuerza. Y tenía razón, él era un valiente, que se podía defender más que yo con palabras.. y yo.. yo solo era un puto cobarde que se refugiaba pegando a su mayor obstáculo...

NARRA MAR.
---------------------------------------------------------------------------------------------------
Acabo de conocer a Alice, la novia de mi primito. Fíjate tú, que la chica me ha caído muy bien y la conozco de minutos. Bueno, al menos empiezo por buen pie. En este momento, Alice me coge la mano y me lleva dentro de la casa de esa tal Brook, para presentarme a los demás. Con los demás, se refiere, a Justin, Ryan, Chaz, y las otras chicas de las que me habló mi primo. ¿Qué como estoy? Siendo sincera, la verdad es que bastante bien, al fin y al cabo, son persona normales, como yo y como todos los demás de este mundo. Eso sí, me hacía mucha ilusión conocerlos, ya que eran grandes ídolos para mí. En segundos nos metemos en la casa, casi corriendo, Chris se queda más atrás. Esta casa me tiene estupefacta, es enorme y moderna. ¿Se puede saber de dónde sacan tanto dinero? Bueno, teniendo a un padre como el que tiene esa tal Brook, es normal que viva en esta casa, o mejor dicho, debería decir "mansión". Alice, me está diciendo algo, pero sinceramente no le estoy prestando atención. Estoy demasiado ensimismada con esta casa, como para pensar en algo más. En seguida, llegamos a una corredora de cristal, por donde se ve mucho césped y una enorme piscina. La verdad, es que es precioso todo ¡cómo para no serlo! Entramos, pero en seguida nos paramos. Mi mano automáticamente se posa en mi boca, para demostrar lo asombrada que estoy. Parpadeó, una y otra vez. Vuelvo a abrir los ojos. Juró que lo que estoy viendo, no me lo puedo creer. Estoy totalmente anonadada. Pero espera, muchas bienvenidas, pero una así desagradable como esta no.
Alice: Dios mío. -ella también se pone la mano en la boca y suelta un suspiro de terror. En seguida llega Chris, con cara de no entender nada. Después cuando sus ojos ven lo que está pasando entre sus dos amigos. Su cara cambía totalmente. Yo en cambio, no podía pensar en que Justin Bieber y Ryan Butler, se estaba pegando, en un céspedes, mojados de cuerpo a pies y que nadie hacía nada para separarlos. Cuando me quiero dar cuenta, Chris está diciendo, Oh dios Justin y Ryan se están peleando, mientras yo corro hacía donde estan ellos. No puedo quedarme mirando como un idiota, sin hacer nada. Sobre la frase que acababa de decir Chris, yo la verdad es que la cambiaría un poco, no es Justin y Ryan se están pegando, no no, es Ryan está pegando a Justin, ya que este no pone resistencia. Es como si se estuviera dejando pegar, como si fuera un muñeco de plástico. Me siento mal, al ver esto. Mis dos mayores ídolos, de tal manera, cuando ellos se podría de decir, que son como hermanos. Por fin llegó, se me ha echo eterno. Los tengo en frente y la verdad, es que desde aquí impresiona mucho más. Ellos parecen no notar mi presencia. Así que, gritó y saco lo que llevo dentro. Justin solo gira su cabeza ensangrentada y me mira. En cambio Ryan, seguia dandoles pequeños puñetazos a Justin. Solo se me ocurre una cosa, ir por detrás de Ryan y cogerle fuertemente de los brazos y subirme en su espalda. Él si más remedio, para de pegar a Justin y se intenta liberar de mi, pero esta claro que no puede.
Mar: ¡Chris, joder! ¡ven! -gritó lo más fuerte que puedo hacía donde dejé a Chris y Alice, él viene corriendo y me mira sorprendido- Para de mirarme de una puta vez y coge a Justin, por favor. -él no dice nada, solamente hace lo que le he pedido. Levanta a Justin con cuidado, el cuál casi no podía mantenerse en pie y pone sus manos en su cabeza, como si de un momento a otro temiera que se le cayera. Después Justin, me dirige una mirada fugaz y se apoya en Chris y se lo lleva lejos de Ryan. Parece que yo me he quedado con la fiera. Pero, la verdad, es que en este momento, Ryan ya no hacía nada por librarse de mi, solo se estaba quieto y callado, sabía que este silencio le estaba doliendo. De repente el silencio, se rompe y alguien solloza. Es Ryan, está llorando. Me bajó de su espalda con cuidado, pero sin soltarle de un brazo, y él que estaba de rodillas en el suelo, se levanta al mismo son que yo, haciendo que quedáramos uno en frente del otro. De repente, subo la mirada, y le veo. Y noto algo en mi interior, algo que me dice que tengo que hacer algo por él. Algo que me dice, que él es buen chico y que lo ha echo le ha dolido más a él, que a Justin. Miró a sus ojos azules y de repente, siento que navego en ellos. Es una sensación magnífica, a pesar de que están cristalizados por las lágrimas, sus ojos siguen siendo asombrosos. Un escalofrío recorre mi interior, nuestras miradas se acaban de unir y los dos, lo hemos notado. ¿Conocéis esa sensación,de mirar a una persona, perderte en sus ojos nada más conocerla y que solo te apetezca pasar el resto de tu vida con ella? Pues si lo habéis sentido, ahora mismo me estaréis comprendiendo a la perfección porque es lo que estoy sitiendo ni más ni menos. Pero también siento un pinchazo de dolor en mi interior, está claro, es Javi. Sí, Javi, es mi novio. Sí, tengo novio, se ha quedado en Australia. Me doy cuenta de que lo que estoy sitiendo por un desconocido, jamás lo he sentido con mi novio, durante un año. Es duro, pensar todo esto, lo digo en enserio. Porque yo a Javi, lo quiero con toda mi alma. Pero, entonces ¿qué me está pasando ahora mismo con Ryan Butler?
Ryan: Yo... yo. -intenta hablar con un fino hilo de voz, pero no puede tiene el labio sangrando. Él se pone la mano rapidamente en el labio, se la toca y la mira, ve que es sangre y pone una cara indescifrable.-
Mar: Anda, vamos a curarte eso. -digo con la voz más comprensiva que tengo. Intentaba demostrarle confianza, haber si se va a pensar que soy un psicópata o algo por el estilo. En ese momento Ryan, me mira, e intenta decir algo, pero yo le imterrumpó al acto- No, por favor, hasta que no te cure eso, no hables si no se te rajará más el labio. No te preocupes solo te llevaré donde allá un botiquín  y te curaré eso que tiene mala pinta. -sonrío y él asintió con la cabeza y me mira con ¿ternura?
En seguida, empiezo a andar hacia donde esta Alice sentada en una hamaca, mirando a la nada y con cara de preocupada. Miro hacia atrás y veo que Ryan me sigue, bien es un logro que tenga fuerzas para andar solo.-
Mar: Alice, cariño, ¿me dices dónde hay un botiquín, para curar a Ryan? -preguntó, bajando a Alice de su nube. Y me mira con asombro.-
Alice: Claro, pero ¿no prefieres que le cure yo? - y entonces acto seguido, Ryan suelta un gemido y murmura algo parecido a un: no, mejor tú. Con el tú, se refería ami. Me quedo pensando, el porque, no quiere que le cure Alice, total yo soy una desconocida para él ¡normal, me acaba de conocer parando una pelea, causada por él, y ni siquiera sabe mi nombre! Supongo porque Alice le acosaría de preguntas ya que es su amiga y  en cambio, yo, una desconocida para él, mucho no puedo preguntar.-
Mar: No, no hace falta. Yo lo curo, no me cuesta nada. Tú ves con Chris -digo-
Alice: Bueno vale, pues mira, yendo por donde hemos entrado, encontrarás a mano derecho un pasillo, largo pues al final a la izquierda hay un baño, que es, donde está el botiquin. -asientó con la cabeza y Alice, me dedica una insegura sonrisa y se levanta y se va hacia donde estaba Chris. Yo también hago lo mismo, pero ando para el lado contrario obviamente. Notó los pasos de Ryan, detrás mía. Salgo de la terraza y entro en la casa. Voy el pasillo que me ha dicho Alice, espero no perderme, esto es demasiado enorme. Hay miles de puertas. Pero bueno, al final me limitó a andar hasta que acabe ese interminable pasillo. Joder, parece un día sin pan. Al fin, llegamos, giró a la izquierda y abro la puerta de madera blanca. Entró al baño, pero más que baño parece un salón de lo grande que es. Y suelto mi bolso, en una esquina.-
Mar: Tú sientate por algún sitio, yo voy a buscar en el botiquín -digo mientras lo abro y Ryan, anda para sentarse- algo para curarte - terminó de decir, mientras rebusco en el botiquín lleno de cosas. Saco algodón, agua oxigenada y betadine. Y tiritas, creo que no me hará falta nada más, por ahora. Me doy la vuelta y veo, a Ryan sentando en la taza del retrete. Y yo me acuclilló para poder llegar a su cara y curarle.
Mar: Esto te escocerá bastante -digo mientras echo un chorro de agua oxigenada a un trozo de algodón- así que tendrás que aguantar un poco. Y si te portas bien, después te doy una piruleta -digo la tontería mientras sonrío, mientras Ryan se ríe levemente, haciendo que sonría. Y ¡AH! ¡LLAMAR A URGENCIAS! Dios, que bonita sonrisa tiene este chico, ajú. Bueno, a lo que iba, eso que.. que.. que.. oh my god, tiene un sonrisa espectacular, de esas que te mueres al verlas. Mar, por favor, baja de tu nube bonita. Ah bueno si eso, que decía que habia dicho esa tontería, simplemente para conseguir lo que ahora mismo estaba haciendo Ryan, ¡sonreír! Eso es lo que más me gusta, sacar sonrisas a la gente.-
Sin pensarmelo dos veces, pongo el algodón con muchísima delicadeza sobre el labio de Ryan, este aprieta su puño, para aguantar el dolor. Es normal, que le duela. Esto ya lo he vivido yo, hace un tiempo. Pero en circustancias totalmente diferentes.
----------------------------------------------------------
FLASHBACK
---------------------------------------------------------
Una tarde fría tarde de invierno. Exactamente de enero. Pequeños copos blancos caían sobre mí. Andaba por la calle para olvidarme de todo, chicos, amistad, estudios. Todo eran tonterías para mí, ahora que lo había conocido a él. Era era, ahora lo más importante de mi. Detrás de todo el dolor, la angustia, los llantos de madrugada, los sollozos ahogados por una fina sabana, llamadas sin contestar, gente que te quiere y que le duele que estés así, llego él, como un huracán y yo fui su mariposa. La mariposa que voló hacía el huracán. Él es un rayo de luz, en mi oscuridad. Siempre lo ha sido. Excepto por lo que está haciendo ahora, se está jodiendo la vida y está jodiendo a la mía. No es nada de lo que pensáis, es bastante peor diría yo. Porque las drogas, le están destrozando completamente la vida. Y por eso ahora estoy aquí, pensando y recapacitando el que poder hacer con él. Ahora, empieza a nevar con más fuerza, miro a mi alrededor, hay varias parejas abrazadas con paraguas en sus manos, hay gente mayor que anda con bastones mientras se sonríen, hay otros que lloran en bancos,hay otros que juegan con la nieve, hay otros que están en la era de la pérdida de la inocencia y hay otros como yo. Enamorados, pero sin saber que hacer por la persona a la que más quieres. La vida es un constante tráfico de sonrisas y lágrimas. Me abrazo con fuera a mi misma, parece que cada vz nieva más fuerte, como si la nieve fuera a decirme algo de un momento a otro. No por eso ando más deprisa, total cuando antes llegue a aquel internado, que ahora era mi hogar, mejor. Necesitaba pensar, despejarme.
Escucho un sonido, lo ingnoró y sigo mi rumbo. Vuelvo a escucharlo, se parece como a un sollozo. Da igual,hace mucho frio. Otra vez, y otra y otra. Miro hacía todos los lados. Y en la cera de al lado, lo puedo ver a él. Sangrando. Por su cara y su forma de mirarme, está claro, que está colocado. Una lágrima desobediente cae por si cara, para mezclarse con las gotas de agua nieve. Me duele todo el cuerpo y de repente, mis piernas empiezan a temblar. Yo no era así, nunca he sido así. Yo siempre he sido, la princesa de hielo, la que nunca dejaba que nadie le hiciera daño. Y mirame ahora. Destrozada porque el chico al que amo, se droga. Levantó mi cabeza y mi sorpresa, es que me lo encuentro en frente mía. Tiene varios cortes por la cara. Lo que más sobresale, es su ceja, chorrea sangre. Me dan arcadas. Fijo mi mirada en sus ojos marrones, su mirada siempre ha sido un dilema para mí. Siempre me ha costado descifrar, lo que de verdad transmitía. Porque siempre, ha sido el típico chico prepotente, por el que todas las chicas están coladas por él. Él chico, que por querer hacerse el guay con sus amiguitos en una fiesta, empezo a drogarse. Y yo, como una verdadera estúpida caí en sus redes. Pero es que, era imposible no caer, él era simplemente increíble. Y ahora dolía verlo así, su faceta de niño duro, se acababa de ir a la mierda, en cuanto había visto mis lágrimas caer.
Mar: Me dijiste que cambiarías. -le susurró- Pero veo, que has vuelto a caer. Me has mentido -digo lo último subiendo el tono de voz- Al final has echo lo que te ha dado la gana y me has dejado a mi como una gilipollas.
Javi: Mar, por favor, no digas eso, sabes que no es verdad. -dice mientras me parte más el corazón y recoge las lágrimas abundantes que caen por mis mejillas.-
Mar: Si que es verdad y lo sabes. El otro día me dijiste que ibas a dejar las putas drogas. Y mírate, -dije con una gran impotencia- vuelves a estar drogado y encima te has peleado con alguien. -digo mientras le quito la mano que tenía sobre mi mejilla bruscamente, a lo que él me mira con dolor, como si le hubiera disparado en el centro del corazón.-
Javi: Te prometo, que voy a cambiar. Por ti, mi princesa de ojos verdes. Porque verte así, que me digas estás cosas, me está matando. Porque mi felicidad, eres tú. Porque juro, que voy a dejar las drogas, que a partir de ahora solo seré feliz porque me sonrias cada mañana, porque me beses como nunca nadie lo ha echo, para que me des esos abrazos que me refugian de todo lo malo, para que pueda decirte al oído cada día, hora, minuto, segundo -me cogió dulcemente de la cintura y su boca se poso en mi oído, susurrando- Te quiero mi princesa de ojos verdes.
Y yo, como un acto reflejo, me acerqué a él y lo besé, como bien había dicho él, como nunca había besado a nadie. Nuestras lágrimas, y los copos de nieve, se unieron a nuestro beso.
--------------------------------------------------------------------------
FIN DEL FLASHBACK.
----------------------------------------------------------------------------
Vuelvo a mirar a Ryan y me preguntó que que tiene que ver esta situación, con lo que acabó de recordar. Efectivamente nada. Tal vez haya sido, volver a ver a un chico sangrar y llorar. Porque yo a Javi, a partir de ese día de Enero, se lo perdoné todo. Él dejo las drogas, al menos eso me da a entender. Aunque a veces dudo de él. A partir de ese día, eramos cómplices de sonrisas. Siempre nos teníamos el uno al otro. Y él, me seguía llamando, mi princesa de ojos verdes. Y yo lo llamaba mi pequeño. Aunque en realidad, él era mayor que yo, por dos años. En ese momento yo tenía dieciséis, por lo tanto él acababa de cumplir los dieciocho. Pero es nunca ha importado, importaba que nos queríamos sobre todo las cosas. Ahora, ya ha pasado un año de eso y yo sigo con él. Yo tengo diecisiete y él diecinueve. Él sigue siendo el prototipo de chico, al que todos las chicas quieren de novio, pero ha dejado atrás su mecanismo de chico duro e insensible. Lo dejo, desde aquel día. Creo que todo lo que ha pasado en mi vida, ha sido por ese día de Enero, que dudó mucho que algún día olvide. Un leve grito, hace que me olvidé de Javi, por unos instantes. Miro de donde procedía el grito. Era Ryan.
Ryan: Joder, que daño -me dice, poniéndose el dedo índice sobre el labio rajado-
Mar: Joder, lo siento, lo siento, ¿te he echo mucho daño?
Ryan: No bueno, tranquila, solo has apretado un poco más de lo normal con ese algodón. Pero tranquila, estoy bien -logró decir. La verdad es que nunca había escuchado su voz, porque el "yo.. yo" de antes, no cuenta. Y la verdad, es que su voz, es dulce, extremadamente dulce.- Gracias por hacer esto - y medio sonríe como puede y yo me río y lo acompaño en su sonrisa, sonriendo con él.-
------------------------------------------------------------------------------------
NARRA JUSTIN
------------------------------------------------------------------------------------
Estoy sentando en el sofá, delante de mis narices, tengo a Chris y a Alice, esperando que les explique algo de lo que ha pasado. Sus caras de impacientes, me están desquiciando. Los quiero mucho a los dos, pero no creo que sea el mejor momento para hablar de lo que ha pasado. Mis ganas de hablar del tema, son cero y descendiendo. Alice, me ha curado las heridas que tenía, que eran bastantes. Nada serio o eso espero, porque si no Usher, se enfadará mucho conmigo. Aunque ahora que lo pienso, la nariz me duele demasiado. Tengo un corte, en la comisura del labio y otra en la ceja derecha. Y la nariz. Solo eso, pensé que iba a estar peor. Al principio Ryan me dio fuerte, pero después solo me daba pequeños golpes. No estoy enfadado con él, lo comprendo.Comprendo porque ha echo lo que ha echo. A mi me hubiera pasado lo mismo que a él, si hubiera estado en su situación. Al final y al cabo, somos humanos y tenemos derecho a cometer errores, a enfadarnos con nuestros mejores amigos, por pegar una paliza a quien se la merezca y a amar aunque seas o no seas correspondido. Porque la vida, viene sin instrucciones. Y yo, no soy perfecto, ni pretendo serlo.
Alice, se levanta y a los segundos viene con una manta, que he decir que tiene pinta de ser muy calentita. Se sienta en el filo del sillón de enfrente y alarga su mano y me pasa la manta.
Alice: Creo que la necesitas. Estás tiritando, es normal, estás empapado. -¿estoy tiritando? no me había dado cuenta, sabía que estaba mojado. Pero no sabía que este tiempo, había demostrado tanto mi frío. Le contestó asintiendo con la cabeza, a lo que ella me regala un sonrisa de ternura. Está claro, que se está compadeciendo de mi. Odio eso. Odio que me tengan pena. Además en este caso, yo soy el malo de la película ¿no? Así que nadie, me debe mirar con pena. Me merecía lo que me he recibido por parte de mi mejor amigo, o incluso más. Solo soy un imbécil, que esta locamente enamorado de la chica de su vida y que resulta que esa chica, era la novia de mi mejor amigo. ¿Qué tipo de una telenovela, verdad? Pues no, joder, esto es la vida real. La puta realidad.-
Justin: Chicos, no me apetece hablar de nada ahora. -les digo, ya cansado de sus caras de impacientes.-
Chris: Nadie te ha pedido que expliques nada.
Justin: No, pero vuestras caras lo dicen todo.
Alice: Entiendelo Justin, no entendemos nada de lo que ha pasado allí fuera hace unos minutos. -me mira diractamente a los ojos, es verdad, son mi amigos. Los mejores, por cierto. Creo que debería contarles la verdad. ¿Por qué para qué sirve ocultarla,después de todo? Está claro que para nada. Debo hacerlo, aunque no tenga ni pizca de ganas.-
Justin: Vale, os lo voy a contar, tenéis derecho a saberlo. Sois mis amigos.
Chris: Me parece bien, ¿quieres que antes vaya a por algo caliente de beber?
Justin: No, no hace falta. Quiero contarlo ya.
Alice: Vale, Just.
Justin: Estoy enamorado de Brook. -digo y sus miradas cambian totalmente. Chris abre mucho los ojos, como si no se lo pudiera creer. Dios, sus ojos, están a punto de salirse por las órbitas. Y Alice, suelta un suspiro. Como si ya lo supiera desde hacía tiempo. ¿Tanto se me notaba?
Chris: ¿Qué.. QUÉ? -preguntó anonadado-
Justin: Exactamente lo que has escucho -suspiró- Estoy enamorado de ella, es la chica de mis sueños. La quiero.

TO BE CONTINUED..
--------------------------------------------------------------------------------------------
Hola mis lectoras, o mejor dicho, debería decir ex-lectoras. Que ni siquiera sé si estais leyendo esto o no. Sí, si. Soy yo, Mery. No, no he muerto escuchando How to love o viendo el video de Mistletoe. Soy yo, después de hace casi un mes. Vale, ya sé que ahora mismo me quereis coger entre todas y tirarme a la hoguera. Y creo que lo deberíais hacer, porque no tengo perdón. #OKNO, no quiero morir tan joven, aún tengo que ir a un concierto de Just, conocerlo, casarme con él, blablabla, lo típico. Pero bueno, eso no viene a cuento ahora. He de decir, que si estás leyendo esto, ¡te mereces un premio bien grande! En serio, te quiero por ello:) Yo soy la primera, que ODIA las novelas que se quedan a medias, que las escritoras las abandonan.. te juro que soy la primera que odia eso, pero, joder no he tenido tiempo ni para sonarme los mocos, por favor. Si ni siquiera casi puedo hablar con mi perita de #COSASDEPERAS! Eso, si que es fuerte*-* Pero es que, 4ºESO, es una puta mierda como una casa. Estoy de exámenes, hasta arriba, creo que mi cerebro explotará antes de acabar el curso, con tantos datos que meto en el. Pero bueno, lo dicho, que no tengo perdón. Y que si estáis enfadadas, lo comprendo. Y que si ya no quereis leer la novela, lo comprendo tan bien. Y si es al revés, y me perdonáis y la seguís leyendo, OS AMARÉ*_______*
Bueno, pues eso, que aquí tenéis después de tanto tiempo el capítulo 16, espero que os haya gustado a las que lo hayáis leídos, sois unos soletes:3 Y bueno, nada más. Que quiero decir, que  a lo mejor, A LO MEJOR, mañana o pasado subo otro para recompensar. Pero no os prometo nada, porque es bastante improbable. Pero #NEVERSAYNEVER ¿no? jajaja. Bueno vidas, que espero como siempre, en mi tuenti The Hearts Never Lies, el coment pidiendo el siguiente ¿va? :) OSSSSS AMO MUCHO. ¡NO LECTORES FANTASMAS BABIES! ;)

22 de septiembre de 2011

Capítulo 015 -The heart never lies♥-Si lloras por no haber visto el sol, las lágrimas te impedirán ver las estrellas.

NARRA CHAZ
------------------------------------------------------------------------------------
Le miré, su cara reflejaba perfectamente que algo muy fuerte le acaba de pasar. Llegué a su lado, justo cuando tiré la mesa llena de vasos y todos los cristales salieron volando por todos lados, yo rápidamente me aparté para que no me diera ninguno. Ryan estaba de espaldas a mi, lo cogí del brazo e hice que se diera la vuelta. Al ver como las lágrimas caían en sus ojos, le puso una mano en el hombro, intentándolo calmar.
Chaz: Bro, ¿qué ha pasado? ¿qué te ha pasado? -al principio sonó como si hablaré en un susurró, después alcé más la voz temiendo a que Ryan no me escuchará-
Ryan: Chaz, es mejor que me dejes. Ahora no me apetece hablar.
Chaz: No, no te voy a dejar solo, para que destroces la casa de tu novia -cuando pronuncié las últimas palabras, pude ver como se le ponía peor cara que la de antes y como corriendo se limpiaba con el dorso de la mano las últimas lágrimas que habían caído de sus ojos-
Ryan: No -dije firme, su voz ya no temblaba- Brook.. ya no es mi novia. -cuando lo dije pude ver como cerraba lo ojos y los apretaba para evitar que así salieran sus lágrimas-. 

Chaz: -en este momento, no sabía que decirle yo me había quedado así O.O. Brook y Ryan lo habían dejado esto si que era que no me esperaba para nada. No quería preguntar y meter la pata, pero.. debía de hacerlo por él. Además, Ryan si estaba ... como estaba, es porque algo fuerte ha tenido que pasar entre ellos dos, para que Ry acabe de está forma-. ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Qué ha pasado? -pregunté. Pero creo que fueron demasiadas preguntas, ya que él se dejo caer sobre la única hamaca que seguía estando en pie del jardín. Puso sus manos en su cabeza, agachado.-
Ryan: Justin. -musitó- 
Chaz: -alzé mis cejas, no esperaba esa respuesta, sinceramente.- ¿Justin? ¿Qué tiene que ver Just en esto? 
Ryan: ¡Todo! -exclamó, mientras quitaba las manos de su cabeza, la cual levantaba, dejando ver sus ojos los cuales estaban rojos y vidriosos.- Tiene que ver todo. -logró decir- 
Chaz: No entiendo nada..
Ryan: Pues es muy fácil. Justin y.. Brook, están juntos. 
Chaz: -Oh díos mío. ¿QUÉ? Osea no, no puede ser. Ryan y Brook, estaban genial. Justin era el mejor amigo de los dos y no, él no haría eso. He tenido que escuchar mal.- ¿Qué has dicho, Ryan?
Ryan: Por favor Chaz, no me hagas repetirlo... -musitó- 
Chaz: ¿Pero cómo puede ser? Osea que están juntos, ¿juntos de pareja?
Ryan: -iba a hablar, pero simplemente se limitó a asentir con la cabeza- 
Chaz: -no sabía que decir, en realidad, es que no podía llegar a creermelo aún, era demasiado raro, para ser verdad. Miré a Ryan, él seguía ahí le acababan de joder la vida, así de claro. Hace nada estaba sentado en el mismo sitio, más feliz que nunca, con una sonrisa de oreja a oreja, diciéndome que jamás había estado tan enamorado de nadie y ¡que se iba a casar con Brook, la mujer de su vida! Y ahora.. ahora estaba en la misma hamaca de hacía un rato, pero con sentimientos totalmente distintos. Está claro, que estaba mal, que le acababan de romper el corazón. Solo supe que en este momento, debía de apoyarlo y de calmarlo. Y así lo hice, lo abracé a lo que él me correspondió de la misma manera, mientras miles de lágrimas recorrían otra vez todo su rostro. Era horrible, ver como tu mejor amigo... como tu hermano, estaba así.- 
Ryan: Dios Chaz, Brook me ha engañado.. como uno de mis mejores amigos.. -me dijo aún abrazado a mi, te juro que con el tono de voz que me lo dijo, casi me pongo a llorar hasta yo.. puf, si yo estaba mal, por verlo así. No quería imaginar como se sentiría él ahora mismo. Se separó de mi, al escuchar unos pasos. Ambos nos giramos a la vez, para ver como Justin, nuestro mejor amigo.. entraba por la puerta del jardín. 
---------------------------------------------------------------------------------------
NARRA MADY
---------------------------------------------------------------------------------------
Abrí la puerta de la habitación de mi mejor amiga, sí, mi mejor amiga. Eso no lo iba a cambiar nada ni nadie. Porque para mi ella, era más que una simple amiga, era mi hermana. Había pasado todo, absolutamente todo, con ella. Había compartido todo con ella, lágrimas, sonrisas, risas, tristezas, alegrías, abrazos, caricias, tonterías, locuras, problemas, recuerdos, incluso el nada forma parte del todo. Hubo un momento en mi vida en el que todo cambió, fue con ella entró en mi vida. Soy su amiga... desde que tengo uso de razón. Me acuerdo cuando paso a ser mi mejor amiga. Teníamos seis años, ella sabía montar perfectamente en bicicleta, pero yo era un poco más pequeña y torpe en estas cosas. Ella siempre me agarraba y me decía que si ella estaba conmigo nunca me caería, me dijo que nunca dejaría que me hiciera daño. Y así lo hizo, no dejo que me cayera porque si yo me caía, ella repetía mil veces, que ella se caería conmigo. Y así ha sido cuando tuvimos seis años, hasta ahora. Tengo tanto que agradecerle, que no si lo tuviera que hacer no sabría por donde empezar. Son tantas la veces, en las que reí y lloré junto a ella. Son tantas las sonrisas, que ella me creó. Son tantos, los consejos que me dio. Son tantos los momentos inolvidables que pase junto a ella. Es tanto lo que recibí de ella, sin darle nada a cambio. Tanto lo que vivimos. Ella es mi hermana, lo más importante y valioso. Porque si, a veces la amistad supera a todo lo demás. Porque además de el amor, novio -novia, también existe el amor de la amistad. Que suele ser mucho más fuerte que cualquier otra cosa. Porque yo solo sé, que sin ella, todo sería imposible. Y la quiero por todo esto. Y por como ella me dijo, no dejaré que se caiga, ni que se hunda. Jamás. 
Estaba tumbada boca arriba en la cama, agua cristalina caía desde sus ojos, por toda su cara. Sabía que estaba sufriendo mucho con todo esto de Justin y Ryan. No es nada fácil querer a dos personas, ¿ sabéis? A veces los sentimientos lo quieras o no, están divididos entre dos personas importantes. Y tú no puedes hacer nada. Si no lo has vivido, dudo que alguien lo entienda. Es doloroso. 
Me acerqué a ella, y me senté a su lado. Ella abrió sus ojos y rompió a llorar. Se lanzó sobre mi y me abrazó, durante un buen rato. 
Mady: No llores más mi amor. 
Brook: Mady, yo, yo no sé que voy a hacer ahora. Es como se me hubiera caído el mundo encima y lo llevará sobre los hombros. Es como si, estuviera en un barco, a punto de hundirse y lo único que quiero es correr y correr. Mady, no paro de tropezarme con miles de piedras. -musitó, sorbiéndose la nariz- 
Mady: Brook, ¿sabes una cosa? -ella negó con su cabeza- pues mira, te puedes caer las veces que quieras, porque eso está permitido, porque eso es natural en este mundo, ya que todos cometemos errores porque somos personas, y eso es lo que hacen las personas, Brook.. -ella me miró directamente a los ojos, pude ver como de llorar sus ojos medio grises, se volvieron de un azul precioso, de un azul cielo.- pero, ¿sabes otra cosa? Que siempre, siempre te tienes que levantar. Porque caer está permitido, pero levantarse es obligatorio.  
Brook: Pero es que, es como si me hubieran pegado con pegamento al suelo. -dijo mientras le limpiaba con el dorso de las manos, las últimas lágrimas que caían por su fina cara-.
Mady: Pues me da igual. Te despegas y te levantas.
Brook: Yo.. yo no sé si voy a poder hacerlo. 
Mady: Yo sé de sobra, que lo conseguirás. ¿El por qué? Porque creo en ti. -al decir esto, ella se puso más a llorar y se abrazó otra vez a mi, con fuerza, como si de un momento a otro se fuera a otro país.- No quiero que llores más.. ¿sabes lo que diría tu madre ahora mismo? -sabía que al nombrar a su madre, ella iba a ponerse peor, ya que recordarselo era algo que no debia hacer nada, era uno de sus puntos débiles. Pero lo he echo, porque lo que le voy a decir, le va a ayudar a seguir adelante. Me miró- Pues te diría -dije sin esperar su respuesta- que, si lloras por no haber visto el sol, las lágrimas te impedirán ver las estrellas. -sabía que esa frase le había tocado la moral, su alma y corazón. Era la frase que siempre le decía su madre a ella. Lo sabía, porque Brook me lo había contando varias veces, cuando mi primer novio me dejo, ella me dijo esa frase, me dijo que es lo que su madre le decía cuando era pequeña. Sabía que esa frase era muy importante para ella. La miré, ya no estaba abrazada a mi, estaba con las manos en su cara, entre sus rodillas, acunándose ella sola y murmurando, algo de mamá. Era tan díficil verla así. Pasó un rato, ni siquiera sé cuanto fue, ¿cinco minutos? tal vez ¿diez? o  ¿horas? Todo el rato, Brook había estado en la misma postura y susurrando cosas una y otra vez. Yo me había quedado también en mi sitio, sabía que este era un momento duro para ella de muchas formas, y sabía que lo mejor era dejarle en paz un rato. Pero yo no me había marchado, quería que supiese que yo iba a estar con ella, tanto en las verdes como en las maduras. En ese justo instante, ella levantó la cabeza, de sus ojos ya no salían lágrima. Me dedicó una mirada de agradecimiento, de nostalgia, de melancolía.. sabía que la frase que le había dicho le iba a doler que se la nombrará, pero sabía de sobra que ella no se iba a enfadar conmigo por habérsela recordado, al revés se la había dicho porque sabía que le iba a ayudar, aunque al principio le doliera.-
Brook: Gracias por no odiarme. Gracias por estar aquí ahora. Gracias por creerme en mi. Gracias por apoyarme y consolarme. Gracias por ser mi hermana. -después sonrío y yo lloré, pero de alegría- 
Mady: Sabes que es lo mínimo que puedo hacer por mi hermana. -sonreímos- 
-------------------------------------------------------------------------------------
NARRA JUSTIN
--------------------------------------------------------------------------------------
Salí por la puerta de la habitación de mi morena. La soledad me inundó todo el cuerpo, alma, mente y corazón. Miré hacía atrás y vi la puerta de su habitación cerrada. Y detrás de esta, estaba ella, mi pequeña princesa. La única que me ha enseñado lo que es amar de verdad, aunque duela, porque el amor es así, porque si duele es que es verdadero, es fuerte, es real. La puerta y unos cuentos metros era lo que esta entre nosotros. Estaba por quitar esta distancia del medio y correr hacía ella. De irme a su lado, de abrazarle y decirle que jamás la dejaría sola, que nunca jamás la soltaría, que nunca la dejaría ir.. pero sabía, que no lo podía hacer. Por ella. Porque aunque me costará decirlo, sabía que acababa de perder a una persona muy importante de su vida. Y sabía que tenía que tenía que respetarlo. ¡Demonios! ¡Era tan duro! Yo solo quería estar con la persona a la que ama, ¿pido tanto? ¡Joder, claro que no! Es que sentía que si no estaba con ella, cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo, cada milisegundo, cada nanosegundo.. no podía respirar, era como si me quitarán un pedazo de mi alma. 
Estuve mucho tiempo mirando aquella puerta blanca, pensando en acercarme hasta ella, abrirla y entrar, solo para poder verla un segundo más, para poder abrazarla otra vez, para poder decirle que le quería, para poder tocar su suave piel una vez más, para poder besar sus labios, solo una vez más.. pero no, no podía. Tenía que ser fuerte. Di unos pasos hacia atrás y después me di la vuelta, y me alejé a paso ligero de esa puerta. He de decir que cada que paso que cada hacia adelante, era como si me clavaran una espina en el corazón.. un paso, una espina clavándose en mi roto corazón, otro paso, otra espina, otro pasito más, otra espina que se clavaba lentamente para hacerme más daño en el corazón. Después cuando ya estaba bajando las escaleras y ya era mucho más metros los que no separaban, yo me puse a llorar. Una lágrima, más otra, más otra, más otra.. eran muchas lágrimas. 
Algo recorrió mi interior y me di cuenta de una cosa, que era yo el que debía ser fuerte. El que debía luchar por lo que quería. Exacto. No me podía rendir tan rápido. Ella era el amor de mi vida, eso lo tenía claro, no iba a dejar echarlo a perder. No, no y no. Yo iba a ser fuerte.. yo.. ¡yo iba a luchar por ella! 
Me limpié las últimas lágrimas que soltaría por ahora, con el dorso de ambas manos. Me armé de valor y bajé    las escaleras. Tendría que hablar con la gente que había allí, con mis amigos.. Sabía que Ryan, estaría muy decepcionando conmigo.. pero tengo que hablar con él. Supongo que la mayoría de gente me odiaría, por "quitarle" la novia a Ryan.. pero yo creo que no lo deberían de juzgar.. porque ellos no saben nada de lo que yo siento hacia Brook. Ellos no saben que yo adoraba su forma de sonreírme, ellos tampoco sabían que yo me sabía todas sus manías y amaba a todas y cada una de ellas, auque fueran insignificante, ellos tampoco sabían que cuando la veo me pongo nervioso, o que cuando la tengo cerca de mi es como si el corazón se me  saliese, ellos tampoco sabían que me encantaba cuando se quedaba pensativa y se mordía un labio o cuando se rascaba la nuca porque no sabía algo, ellos tampoco sabía que su risa era melodía para mis oídos, la mejor canción que haya podido escuchar jamás, tampoco sabía que adoraba su forma de caminar o de mirarme con esos ojos que me hipnotizaban, ellos no sabían  que yo daría mi vida por ella y que la amaba con todo mi corazón.. Cuando me quise dar cuenta ya estaba entrando al jardín donde estaban todos. Primero, vi a Alli y Alice, mirarme de reojo, pero después siguieron a lo suyo. Acto seguido, note dos pares más de ojos mirándome fijamente. Eran Chaz y Ryan. Chaz, me miraba con atención, en sus ojos pude ver que estaba molesto, se ve que Ryan ya se lo ha contando. En cambio en los ojos de Ryan vi odio, decepción, tristeza.. estar así con mi mejor amigo no me gustaba nada. Porque lo quería como a un hermano, habíamos estado juntos desde pequeños, y nada nos había separado. Hasta ahora. Me acerqué hasta ellos, mientras justo en ese momento Ryan se levantaba de la hamaca bruscamente donde se quitaba con las manos los restos de lágrimas, estaba claro que no queria que yo lo viese llorar.. Chaz se levantó y le puso una mano en el hombro a Ryan y le dijo algo, supongo que se calmará porque estaba muy alterado.. pero después Ryan le dijo algo a Chaz, que yo no pude escuchar y este se volvió a sentar. Di unos pasos hasta que tuve a Ryan en frente mía. 
Cogí aire. 
Justin: Ryan.. ¿podemos hablamos? 
Ryan: -me miró, la verdad es que con la mirada que tenía, estaba claro que lo que quería era probar si me podía matar con ella... menos mal que las miradas no matan. Pero lo que si me mataba era estar así con mi mejor amigo, no lo soportaba.- Tu y yo no tenemos nada que hablar -le costó decirlo, pero lo dijo con un tono frío como un tempano. Me di cuenta que todo el mundo presente nos estaba mirando y lo más seguro es que escuchando también.- 
Justin: Por favor, Ryan. -al ver que no iba a dar su brazo a torcer, lo cogí por el ante brazo y lo arrastré hasta al lado de la piscina, separado para que así no nos escucharan tanto.- 
Ryan: ¡Te he dicho que no tengo nada que hablar contigo! -dijo empujándome, lo que hizo que cayéramos los dos al agua de la piscina, ya que cuando me empujó yo lo tenía agarrado por la muñeca.-
-------------------------------------------------------------------------------------------------
NARRA CHRIS
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Estábamos ya tocando al timbre de la casa de Brook. Claro está, que Mar venía conmigo. Quería que le presentará a toooooodos mis amigos. Bueno sobre todo a Justin y los demás chicos. Un rato antes habíamos estado en mi casa, dejando las maletas, habíamos entrado a casa y mi madre y Mar, se saludaron. Obviamente preguntó por mi hermana, Mar se lo explicó todo, que se quedó en Australia el verano entero con su nuevo novio. Está claro, que esto a mi madre no le gustó ni un pelo, se puso histérica. Y empezó a gritar, que como no viniera, iría a por ella y se la traería de vuelta aunque fuera de los pelos. Vamos, que se enfandó mucho, cuando vio que mi hermana no había venido con mi prima. Cuando se puso a marcar al teléfono, supongo que para hablar con el director del internando donde habían estudiando Mar y mi hermana. Nosotros nos fuimos pitando. Esta vez, vinimos en la mi querida moto. Mar me había contando que ya se había subido en la de su ex. Y que la verdad, siempre le habían gustado los motos. Por lo tanto, el camino hasta casa de Brook, le encantó, iba como una loca levantando los brazos y cantando una canción muuy rara.   Sí, no sé si lo avise, pero a veces Mar podía estar muy loca. Pero eso era lo que hacía que fuera muy divertida, alegre y simpática. 
Ding, dong. Sí, acabábamos de tocar el timbre, para que nos abrieran y entráramos a la casa de Brook y Mady. Ya le había explicado a Mar, toda la historia de Mady y Brook, de porque vivían juntas y todo eso. Al igual, que ya le había hablado de Alice, Brook, Chaz, Ryan, Alli.. total, de todos. La miré, estaba sonriente y parecía estar muy tranquila. Me quedé un poco asombrado por eso. ¡Normal! Cualquier otra chica en su caso, ahora mismo estaría temblando y gritando como una loca. Pero ella no, ella estaba tranquila, como siempre, como si fuera a ver a personas normales y es que, lo eran. Después de pensar esto, me di cuenta de que nadie abría. Toqué otra vez, mientras Mar me miraba curiosa, yo simplemente me encogí de hombros, como para darle a decir, que yo tampoco sabía porque no nos abrían. De repente, un sonido, hizo que bajará de mis pensamientos. Acaban de abrir la puerta principal, entramos. 
Mar: Dios, esto es enorme. -dijo aluncinando y con los ojos como platos- 
Chris: Pues aún no has visto nada, primita. -le sonreí- 
Llegamos a la puerta grande por donde se entraba a la casa, allí nos recibió Alice con una gran sonrisa.
Chris: Hola amor -dije mientras ponía mis manos en su cintura y le daba un pico, ya que ella se apartó de mi rápidamente, y yo me quede mirandola con cara de confunsión. - 
Alice: Eres un maleducado Chris -dijo mirádome mal, después miró a Mar y lo comprendí- ¿no me la vas a presentar? -preguntó sonriente, iba a contestar pero Mar se me adelantó- 
Mar: No pasa nada, ya me presento yo. Soy Mar, la prima de Chris -dijo con una sonrisa de oreja a oreja mientras se acercaba a Alice, y se daban dos besos- Y tú supongo qué eres la novia de mi primito, ¿no? 
Alice: -se río- sí, estás bien enterada. 
Mar: Pues ten cuidado, este niño -dijo refiriéndose a mi- es un tonto. -dijo riéndose- 
Alice: Oh, ya lo sé. -dijo y acto seguido ambas soltaron una carcajada. Genial, mi prima y mi novia, se acababan de conocer y ya se estaban burlando de mi -.- - 
Chris: Chicas, sigo aquí. 
Alice: Lo sabemos, cariño. -dijo mientras me estrujaba el moflete cariñosamente, mientras Mar nos miraba divertidos y me guiñaba un ojo-. Bueno, vamos a entrar y así te presento a todos, Mar. -dijo mi novia, mientras cogía de la mano a mi prima y se la llevaba a dentro. Yo pensé y sonreí. Al menos se llevaban bien.Cuando me di cuenta que ellas ya estaban dentro de la casa y yo estaba parado allí como un idiota. Caminé hacia dentro de la casa. Ellas entraron en el jardin y yo segundos después. Pero a ambas se les borro la sonrisa de golpe y tenian los ojos realmente abiertos. ¿Qué había pasado?- 
Chris: Chicas, ¿qué ha.. -me callé. No hacía falta seguir preguntado, ya sabia lo que pasaba en cuanto miré hacia donde ellas miraban.- 
Mar: ¿Aquellos dos... que se están peleando son Justin Bieber y Ryan Butler? -musitó, atónita. Miré otra vez donde Justin y Ryan, estaban tirados por el césped pegándose puñetazos y sangrando. ¡Madre mía! ¡Justin y Ryan, se están peleándo! 


TO BE CONTINUED.. 
----------------------------------------------------------------------------------------------------
¡Hola mis pequeñotas! *-* ¡Cuanto tiempo! Se me hace tan rato, poneros esto por aquí y no por tuenti T_T Pero ya sabéis, no me lo paraban de quitar y esta era la única manera de poder seguir publicando la novela, espero que a ninguna se enfade por este cambio, y de verdad que siento las molestias*__* 
Y bueno, después de tanto tiempo aquí teneis el capítulo 015, he de decir que me costó bastante escribirlo,  ¿por qué? fácil, mi imaginación se fue de vacaciones, sin mi permiso e.e Además, he empezado el instituto (como todas, que mierda u.u) y estoy supeeeeeeer liada. I'm sorry. ¡Por cierto! He de avisar, de que lamentablemente solo podré subir los findes de semanas, como mucho y a veces no sé si ni squiera podré eso, pero chicas es que estoy en 4ºESO, sí, el último curso... y por como lo pintan va a ser bastante duro. Así que escribir, podré poquito.. :/ Pero bueno, os prometo que haré lo que pueda. Y bueno a ver, más cosas;) ¡Ah ya! Este capítulo lo he subido hoy jueves, porque este finde semana me voy de viaje y no podré subir, así que este capítulo equivale al del finde ¿me entendeis?:D ¡Otra cosita más! Los comentarios, a ver os digo, teneis que pedir siguiente por mi TUENTI, no por aquí, por aqui si quereis opiniones y eso, si os apetece, pero los siguientes por mi tuenti que es The heart never lies , ¿va? Es importante, porque si me pedeis el siguiente por aquí, no lo leeré y nos os avisaré:$ Y por favor, sé que es más mierda, tener que comentar lo de un blog en mi tuenti, pero por favor intentarlo, y que no sea solo un siguiente, que me desanimo y no escribo nada, pensando en que nadie la lee:/ Y bueno, espero que la novela os siga gustando y el blog también, que por cierto, aún tengo que poner por aquí, otra vez las fotos de los personajes y esas cositas:) Y bueno, creo que no me queda nada más por decir. ¡AH YA SÉ! Que muchas gracias a las que me dieron su apoyo, para no dejar la novela, para seguir haciendola por aquí y eso.. en serio, MIL GRACIAS, sois geniales*-* Y nada más, que os quiero muchop a todas, que sois de lo mejorcito y que gracias por vuestro tiempo en leerme preciosas(;  ¡NO A LAS LECTORAS FANTAMAS! Pide el siguiente poor mi tuenti:D
Os quiere, Mery:)