Simplemente: YO.

Mi foto
Escondida. , Spain
Me da vértigo el punto muerto y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gas-oil. Me angustia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras y el obsceno guiñar de los semáforos. Me arruinan las prisas y las faltas de estilo el paso obligatorio, las tardes de domingo y hasta la linea recta. Me enervan los que no tienen dudas y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. Me cansa tanto tráfico y tanto sin sentido, parada frente al mar, mientras el mundo gira.

20 de septiembre de 2011

Capítulo 014 -The heart never lies♥- Miedo..

NARRA RYAN
-----------------------------------------------------------------------------------------
Salí de la habitación de la chica a la que más ha querido en mis diécisiete años de vida. Lágrimas que yo no quería soltar, salieron por mis ojos, nublando completamente mi vista. El mundo de repente se hizo muy grande, y yo era muy pequeño, un ser insignificante. Era como ser una hormiga, a la que en cualquier momento alguien pisaría. En cualquier momento, me caeria al suelo de boca, porque sinceramente no podía aguantarme en pie, por la angustia que sentía. Me apoyé en la pared del pasillo. Y lloré como nunca antes lo había echo. Mi mente gritaba por dentro ¿POR QUÉ YO? Pero, aunque quisiera gritarlo lo más alto que pudiera no podía, de mi boca no salía ningún sonido. Era como gritar en silencio. Esta sensación que estoy sitiendo, puedo jurar que es la peor del mundo, no se la deseo ni a mi peor enemigo. Era algo horrible. Sentir como tu cuerpo pesaba tantísimo, hasta llegar a tal punto que no puedes ni moverte. En este momento solo me apetecía llorar, llorar y más llorar. ¿Por qué me ha echo esto? ¿Por qué? Yo la amaba, o la amo.. pero eso ya me da igual, la tengo que dejar de amar. Aunque pensará en mi futuro y solo la veía a ella sonriéndome  y matandome con su sonrisa, me daba igual, ya todo me da igual, yo solo quería olvidarme de ella, de todo lo que habíamos pasado juntos... solo quería desaparecer.
Ryan: Joder -grité y de repente sin esperarlo, como si mi mano hubiera ido sola le di un puñetazo a la pared, noté como nos huesos crujían y como la sangre caía de mi mano derecha. En ese momento una serie de imagines recorriendo mi mente.
------------------------------------------------------------------------------
FLASHBACK- NARRADO POR RYAN
-------------------------------------------------------------------------------
Estabamos en mi casa. Ella y yo. Mi niña preciosa y yo. Había venido a pasar la tarde conmigo, porque estaba enfermo, le había repetido mil veces que no viniera, si no le pegaría el resfriado a ella también, pero a ella eso no le importaba. En este momento estabamos viendo una película, de esas romanticonas y pastelosas, que les gusta a las chicas. Yo me había negado rotudamente. Pero ya sabeis, al final las mujeres siempre te acaban convenciendo. Bueno, en este caso, Brook siempre me convencía. ¡Porque como iba a decir que no, cuando me ponía esa sonrisa y esos ojitos! Que chantajista, que era. Pero era mi chantajista, y la quería. Porque no sé que haría sin ella, y sin cada una de sus sonrisas y sin su mirada. No sé que haría, estaría completamente perdido sin ella. Ella estaba emocionada por la película, yo en cambio no. ¿Por qué? Porque me había pasado las dos horas mirándola. Viendo como se metía las palomitas en la boca, y he decir, que deseando ser una de esas palomitas. Y como lloraba emocionada, cuando el chico de la película va a por la chica de su vida, y como acaban felices. Acabo y ella seguía sonándose con el clinex, su cabeza estaba apoya da en mi pecho, y yo la estaba acariciando. Vale si, tal vez yo sea hasta más pasteloso que la película que acabamos de ver. Yo seguía mirandola, y ella se percató por fin de ello y me miró y esbozó la sonrisa que podía decir, que era la más bonita del mundo.
Brook: ¿Se puede saber que miras con esa cara? -dijo sorbiendose la nariz. Después me sonrío otra vez y juro que casi me muero ahí mismo-.
Ryan: A ti.
Brook: ¿A mi? Vaya, vaya, creo que había algo mejor que ver, tal vez ¿la película?
Ryan: -negué con la cabeza rapidamente, lo que hizo que ella rierá- No me podía perder estas maravillosas vistas -dije señanandole cariñosamente-
Brook: Ais, si es que eres más tonto. -dijo acercándose a mi y acto seguido me besó, se puso encima mío. Y el besó se tornó más fuerte. Con más pasión, con mucha más pasión. Juro que como siguierá así, no podría controlarme ni un minuto más. Pero no, ella se separó lentamente de mi, sonriente.- Pero eres mi tonto y me encantas. -al decir esto, me dio un pico y después se levantó de encima mía. Y se sentó otra vez a mi lado, pera esta vez con las piernas cruzadas, haciendo que estuvieramos en frente el uno del otro-.
Ryan: Me parece que te vas a poner enferma también. -le dije-
Brook:Bah, que va. Por un par de besos no pasa nada. -dijo quitandole importancia-
Ryan: ¿Solo un par? -dije riéndome- que mentirosilla, sabes que nos hemos dado más y al final te pondrás enferma.
Brook: ¿Eso quiere decir, que no me vas a dar ningún beso más por hoy? -preguntó divertida-
Ryan: Si.. -dije serio, después ella me miro como diciéndome "sabes que no te creo". - mmm.. -reí y ella conmigo- no. Sabes que no puedo aguantar sin tus besos. -dije acercándome a ella y soltando una sonrisa picarona, cuando nuestras bocas estaban a punto de juntarse, ella me puso la mano en el pecho y me apartó de ella, yo me quede en plan ¿HOLA? ¿SE PUEDE SABER QUE HACES?-
Brook: Lo siento, es que lo he pensando mejor y tienes razón, no me quiero poner enferma -dijo "seria" porque la verdad es que estaba intentando esconder su sonrisa-
Ryan: Ah, pues no. Ahora yo quiero mi beso. -dije cruzandome de brazos, como un niño al cual le quitan su piruleta-
Brook: Pues ahora te fastidias, mi vida -me guiño un ojo y se levantó del sofa riendo divertida-
Ryan: Ey, no no. Vuelve aquí .
Brook: Uuuh, eso me ha sonado a orden, y yo no recibo ordenes de nadie, lo siento -dijo sorniente mientras salía a la puerta trasera por donde estaba el laberinto y el hinvernadero. Yo me lenvaté rápidamente y fui detrás de ella, cuando ella se dio cuenta de que iba detrás suya, empezo a correr. Yo también lo hice, pero estaba muy detrás nunca la alcanzaría. De repente se me ocurrió una cosa. Mientras corriamos los dos, por el principio del hinveranadero, me tiré al suelo-
Ryan: Ah -dije alargando la "a" y poniendo cara de dolor. Ella se paró en seco y se dio la vuelta. Entonces yo me toqué el tobillo, como si me hubiera echo daño allí. Ella rapidamente vino hacía mi, y se puso de rodillas muy cerca de mi.-
Brook: Oh dios, ¿qué te ha pasado? ¿Dónde te duele? -dijo con cara de preocupación. Pobrecita mía, que ingenua era-.
Ryan: El tobillo. Joder, que daño-ella rápidamente puso sus dos manas en el tobillo y empezó a movermelo-
Brook: ¿Te duele?
Ryan: Bastante. Pero también me duele aquí -dije selañandome el hombro, que era la primera cosa que se me había ocurrido-.
Brook: -ella rápidamente se acercó mucho más así, hasta quedar a escasos centímetros y empezó a tocarme el hombro. Y de repente, lo hice, le robé un beso. Ella al principio se quedo O.O después se relajó y se dejo llevar. Y sonreí y ella hizo lo mismo. Y puedo asegurar, que si te sonríen en un beso, es la mejor sensación del mundo. Después nuestras lenguas se juntaron, nuestras bocas parecían estar echas la una para el otro, encajaban perfectamente. Como un puzzle. Después nos separamos lentamente, pero antes de que nos separaramos del todo, ella me mordió el labio inferior. Y juro que eso me puso mucho. Ey, no pongáis esa cara. Es normal, soy un chico con la edad suficiente como para eso.... ¡vamos, dejar de pensar esas cosas de mi!
Brook: -nos separamos completamente y ella me miro sonrió y me dio un golpe en el hombro. Por cierto, que me dolió bastante, ya que pegaba bastante fuerte-
Ryan: Auch. ¿Y esto? -dije tocándome el hombro-
Brook: Por el susto que me has dado. -después ella se acercó a mi, y me dio otro beso. Este se quedo como un roce de labios, suave y cálido.-
Ryan: ¿Y esto? ¿Ya no te importa ponerte enferma? -dije sonriente y ella me contestó también con una sonrisa de oreja a oreja-
Brook: -negó con la cabeza- Sabes perfectamente, que me da igual ponerme mala. En serio, si es a tu lado, me da igual todo. Porque sé que nada malo pasará si te tengo junto a mi.
Ryan: -lo que me acababa de decir, era casi lo más bonito que me habían dicho. Porque lo más bonito que me habían dicho. Era te quiero, y había sido ella, había sido Brook.- Te amo mucho, mi vida.
Brook: Jamás me superarías. Yo te amo mucho más -dijo juntando otra vez nuestras bocas. Para hacer, que una nueva serie de sensaciones reinaran nuestros cuerpos-.
------------------------------------------------------------------------------
FIN DEL FLASHBACK
-----------------------------------------------------------------------------
Todos aquellos pensamientos, me ponían peor de lo que estaba.Porque me costaba creer aún que todo lo que me dijo era mentira, pero yo era tan iluso y estaba tan ciego porque la amaba tanto, que me lo creí... Porque es dificil aceptar que el amor de tu vida, te ha engañado con tu mejor amigo, osea ¡con tu mejor amigo! ¿no hay más chicos en el mundo,no? ¿en serio? ¡Anda ya! Sinceramente si hubiera sido con otro chico cualquiera, no me hubiera dolido tanto. Pero es que esto ha sido una puñalada por la espalda. Las dos personas más importantes de mi vida, me han echo daño, me han traicionado como nadie lo había echo. Las lágrimas ya no salían en un número tan abundante. Pero he de decir que aún así me caían algunas que otras, porque es que era inevitable llorar. En realidad, supongo que lo más lógico en este caso era llorar. Pero yo tenía rabia, odio e ira, guardado en mi interior, y lo tenía que soltar como fuera.Me levanté y bajé las escaleras a una velocidad incalculable. Después al entrar al jardín y vi a todo el mundo feliz, cuando a mi el mundo se me acababa de caer encima. En ese instante algo se apoderó de mi. Y empezé a darle golpes a todo lo que encontraba por mi camino, a todo lo que me estorbaba. Como Brook había echo conmigo. Me había quitado de una patada de su camino,pues yo haré lo mismo, pero con cualquier cosa que me moleste. Y así lo hice, la rabia me inundó y después todas las miradas se centraron en mi.
-------------------------------------------------------------------------------------
NARRA CHRIS
-------------------------------------------------------------------------------------
Cuando salí de casa de Brook, cogi mi moto, a la cual adoraba, y me puse el casco arranqué rápidamente y me fui hacía mi casa. ¿Por qué no hacia el aerupuerto? Porque la verdad, es que sería un poco dificil llevar todas las maletas, que supongo que no eran pocas,de Mar en la mota. Más bien, yo diría que es imposible. Así que fui a casa, para coger mi coche. En menos de diez minutos llegué. Corriendo la aparqué en el garaje de mi casa y antes de que mi madre me viera y me echará la bronca por no estar en el aeropuerto, rápidamente saqué las llaves del coche de mi pantalón. Menos mal que las llevaba ahí casi siempre, por si a caso. Me subí en el descapotable negro y arranqué lo más rápido que pude, mientras me ponía el cinturón. El aeropuerto, estaba a casi media hora de aquí, así que ya podía darme prisa. Bueno más o menos, no quería tener una accidente, la verdad. Como me quedaba bastante rato en el coche puse la radio. Me pase casi todo el camino, tatareando y desafinando en un montón de canciones. Al cabo del rato por fin llegué. La verdad es que no tenía muchas ganas de ver a mi prima, ¡comprenderme! es que hace unos año era una pequeña diablesa. Hacía lo posible, para que siempre me cayeran las culpas a mi y me castigarán. Ya, ya lo sé. Era pequeña y no sabía lo que hacía ¡eso me lo han dicho todos! Pero bueno, espero que ahora sea un poco más madura. Terminé de aparcar el descapotable en el parking del aeropuerto. Subí por un ascensor y por fin, estuve en el aeropuerto, habia miles de personas, muchas con maletas para irse y otras abranzando a familiares y amigos porque acaban de llegar de un sitio lejano. Entrecerré mis ojos para poder ver un poco mejor a ver si podía ver a Mar. Después me di cuenta que era como estar buscando una aguja en un pajar. ¡Porque claro, yo ni siquiera sabía como sería mi prima! De pequeña tenía el pelo castaño clarito irando a rubio, por no decir que casi era rubio. Era delgaducha y bajita para su edad. Pero era un niña muy guapa, tenía unos ojazos verdes que resaltaban en su pequeña carita. Me acuerdo, como todos mis amigos estaban colados por ella, pero yo siempre los apartaba de ella diciendo: ¡oye, que es mi prima! o ¡es una bruja! Pero la verdad, es que tampoco lo pensaba así, simplemente lo hacía porque ella a  mi me hacía mucho de rabiar. Pero en el fondo, la quería.
Lo intenté otra vez, intenté ver a alguien con esa descripción. Pero nada. Unos golpecitos en el hombro me hicieron sobresaltarme. Me giré. Vi a una chica más o menos de mi edad. Tenia una gran melena castaña casi ondulada y llevaba unas grandes gafas de sol en el pelo. Llevaba una camiseta de tirantes y unos pantalones pitillos muy muy ajustados, con unos taconazos negros, lo que le hacía demasiado alta. La miré de arriba abajo, la verdad,  es que era guapísima. Pero, yo no podía fijarme en chicas guapas ahora, tenia que buscar a mi prima, además si se enteraba Alice que había estado mirando a otra, me mataría.
Chris: Perdona ¿tu por casualidad no habrás visto a una chica de mi misma edad, mas bien bajita, castaña y supongo que con muchas maletas? -dije preguntándole a aquella chica-
xxx: Mmm...¿es un chica guapísima, bastante coqueta, una sonrisa increíble y unos ojazos verdes?
Chris: ¡Si! Exacto, ¿la has vis... -me imterrumpi yo mismo al ver que la chica a la que buscaba, mi prima Mar, la tenia delante. Al mirarla otra vez, me quedé con los ojos como platos.-
Mar: ¿Te vas a quedar ahí mirándome como si fuera una espécimen de laboratorio o vas a abrazar a tu querida primita? -acto seguido le di un abrazo y después nos separamos sonriendo los dos-
Chris: ¡Dios, Mar! ¡Qué cambiazo has pegado! -dije sonriendo-
Mar: -sonrío dejando ver sus dientes blanco- Bah, que va -dijo moviendo una mano, restandole importancia-
Chris: ¿Qué no? ¿Pero tu te has visto bien? -dije cogiéndola de una mano y haciéndola girar sobre si misma. Lo que hizo que ella riera y yo también- Estás muy guapa, en serio Mar.
Mar: Pues con nueve años no decías lo mismo de mi.
Chris: Entiéndelo, es que era muy pequeño e inmaduro. -al decir esto ella sonrío otra vez y se puso una mano en la cadera- ¡Además, es que tu eras muy mala conmigo! ¡Siempre me hacías de rabiar!
Mar: -río- Ya lo sé, entiéndelo era mi deber como prima. Pero bueno y ahora es mi deber decirte que me apetece irme de aquí, llevo esperándote más de una hora.
Chris: Vale -dije sonriente- Vamonos. -dije andando, pero me paré ya que ella o se movía. Después me di cuenta de lo que pasaba. Nunca cambiaría-.
Mar: Perdón primito, pero es que yo no puedo con todo -dijo selañando todas su maletas.- ¿Puedes ayudarme? -preguntó con una sonrisa inocente en la cara-
Chris: -reí- Bueeeeno, vale.-dije acercándome a ella y a todas sus maletas- Pero chica, ¿qué te has traído aquí? ¿piedras? además parece que te vayas para la guerra.
Mar: Bah, que exagerado primito. Hay que tener previsiones, para lo que pueda pasar -dijo guiñándome un ojo. Fuimos hasta el parking, donde estaba el descapotable negro-.
Chris: Bien, ya hemos llegado. Vamos a meterlas en el maletero. -dije mientras abría el maletero.-
Mar: Dios, menudo cochazo. ¿Es tuyo?
Chris: Claro que es mío. ¿De quién si no? Pero la verdad, le tengo más cariño a mi moto. -dije sonriendo, y cerrando el maletero. Mar ya se había sentando en el asiento de copiloto, yo acto seguido me subí al asiento del conductor, arranqué y conduje mientras charlábamos-
Mar: ¿A qué también tienes moto? -dijo sorprendida-
Chris: Si -dije sonriente- al llegar a casa te la enseño. Pero por cierto, espero que no te importe que después de dejar todo esto en casa, vayamos a la casa de una amiga.
Mar: ¿A mi? ¿Importarme? No, por favor. Así conozco a tus amigos -dijo esbozando un sonrisa divertida- ¿Qué por cierto, sigues teniendo a los mismos?
Chris: ¿Los mismos?
Mar: Si. Ya sabes, Chaz Somers, Ryan Butler y Justin Bieber -dijo feliz- Los famosos.
Chris: Ah esos tontos. Sí, siguen siendo mis amigos. -dije riéndome-
Mar: ¡Bien! No sabes la ilusión que me hace conocer a los amigos de Justin Bieber, me encantan.
Chris: Yo también soy una amigo de Justin, ¿lo recuerdas?
Mar:Bah, lo sé. Pero a ti ya te tengo muy visto.
Chris: Vale, vale -dije ofendido. Después ella explotó en una carcajada-
Mar: Es broma primito. Y bueno ¿no hay nadie más nuevo en el grupo?
Chris: Mmm, pues si. Pero chicas. -contesté-
Mar: Pues vaya -bufó- Y bueno ¿alguna de ellas tu novia, verdad? -ella sorío pícara y yo me puse medio colorado- Por tu cara, puedo decir que no me equivoco -rió-
Chris: Sí, tienes razón. Tengo novia, se llame Alice.
Mar: Mmm.. interesante, después me la presentas ¿eh? no te vas a librar. Le tendré que dar mi visto bueno.
Chris: Ya ya, lo que tu digas. Y también están Mady, Allison y Brook.
Mar: Brook -dijo pensativa- no me gusta ese nombre, así se llamaba mi rata de laboratorio. -hizo una mueca-
Chris: -puse cara de asco- ¿y que le paso?
Mar: Que la mate -dijo sería-
Chris: ¿Mataste una rata? -pregunté alzando las cejas y mirandola. Después miré otra vez hacia delante, ya que estaba conduciendo, no me gustaría tener un accidente-
Mar: Si, bueno. Al final, resultó que esa botella no era agua normal y corriente -dijo encogiéndose de hombros- sé ve que era veneno y se murió. Fin de la historia.
Chris: Joder, pues esta historia no se la vayas a contar a Brook, ni a Ryan.
Mar: ¡Anda! ¿Es esa Brook?
Chris: ¿Esa Brook?
Mar: Si, tonto. La que sale en todas las revistas, como novia de Ryan y de la mano de Justin Bieber.
Chris: Ah eso. Sí, es ella. Ryan es su novio y Justin su mejor amigo.
Mar: La niña no es tonta -musitó-
Chris: ¿Qué?
Mar: Nada -me sonrío. Después cambiamos de tema, y hablamos de tonterías. De lo que habíamos echo estos años y lo que haríamos este verano. Me contó que mi hermana, se había quedado en Australia, porque se había echado novio y le apetecía quedarse el verano allí con él. Anda, que menuda hermana tenía. Prefería a su novio antes que a su hermanito. Bueno, era de esperar. Yo también lo hubiera echo, sinceramente. Y bueno las demás conversaciones fueron triviales. Pero la verdad, es que Mar, era majísima. No me la esperaba así, la verdad. Pero bueno ya se sabe todos cambiamos, maduramos, crecemos.. es normal, es ley de vida. Al final llegamos a mi casa entre risas. Aparqué y salimos del coche.
Mar: Y bueno qué, ¿dejamos esto y nos vamos a pasarlo bien? -preguntó sonriendo de oreja a oreja-
--------------------------------------------------------------------------------------------------
NARRA BROOK
-------------------------------------------------------------------------------------------------------
Impotencia. Rabía. Odio. Ganas de tirarse por una ventana.Soledad. Y miedo, sobre todo miedo, mucho miedo. Todo esto era lo que sentía yo ahora mismo. Todo lo que había echo en menos de veinte y cuatro, me había traido las peores consecuencias. Acababa de perder a dos personas muy importantes en mi vida. Primero, sentía impotencia, por el echo de no poder hacer nada. De no poder soltar a los cuatro vientos, que queria a Justin y que sí, que quería estar con él. Pero lo no me dejaba hacerlo, era también mi amor hacía otra persona. Hacía Ryan. Sí, quiero a dos personas. Mi corazón está partido en dos y cada uno se ha llevado su parte con él. Y me han dejado aquí tirada y con el corazón partido en dos. En el diccionario, definen Impotencia, como: "Falta de poder para hacer algo". Y sí, es exactamente lo que me ha pasado a mi. Era incapaz de mirar a los ojos a Justin  y decirle que no le quería. Porque no era verdad. Porque yo lo quería, pero era incapaz de decirselo, porque también quería a Ryan. Y al final uno de los dos saldía dañado. Y además yo no puedo soportar tener que elegir a uno de los dos. Me es imposible. Pero creo que al final, lo  he hecho todo mal. Lo he fastidiado todo, porque al final los dos chics que quería, me odian..
Segundo, la rabia, que era defininida como: "Ira, enojo, enfado grande." Exacto, tenía un gran enfado, pero contra mi misma. Por haber echo lo que había echo. Tercero, el odio, todos sabemos lo que es el odio, asi que no hace falta que os lo explique. Pero el odio es hacia mi misma. Cuarto, las ganas de tirarse por una ventana, era algo opcional. Me apetecía hacerlo y acabar así con mis problemas. Pero sabía que eso no era lo correcto, que era la opción de cobardes. Quinto, la soledad. Sí, me acababa de quedar más sola que la una y todo por mi culpa, porque yo me lo he buscado. ¡Pero, es que, que voy a hacer si quiero a dos personas a la vez! Sexto y último, el miedo. Que era lo que más abundaba en mi en este momento. El miedo a quedarme sola para siempre. El miedo a perder a Justin y a Ryan, para siempre. A que nunca más me miraran a la cara a no vovler a escuchar ni una sola palabra de su boca. Miedo a vivir sin volver a escuchar un te quiero. Mi habitación vista desde mi cama, se veía más grande, tal vez era yo, la que había encogido y se había echo un ser diminuto. Porque ahora mismo, es así como me sentía. Cerré los ojos, ¿por qué para que tenerlos abiertos, si no veo nada a causa de las lágrimas?
Vale, ahora es cuando me preguntáis, porque he echo lo que he echo con Justin, porque le he dicho esas barbaridades y porque lo he echado de esa manera. Todo ha sido mentira. Sí, la mayor mentira que he dicho en toda mi vida. Es decir, que yo no sentía nada de lo que le había dicho a Just. Es más cuando me había preguntado que que estaba diciendo mi corazón, me hubiera gustado decirle la verdad, decirle que mi corazón solo latía por él, que sus besos me alimentaban, y que mi corazón gritaba ¡lo quieres! dile que lo quieres. Pero no podía hacerlo, por el miedo. Por el miedo, a lo que diriman los demás de mi. Por miedo, porque yo también quería a Ryan, pero de maneras diferentes.¿Que qué iba a hacer ahora? Supongo, que alejarme de los dos. Intentar no verlos. Para que ellos, puedan seguir con sus vidas, para que sean felices de una vez por todas, porque se lo merecen. Se merecen, algo más que yo. Yo ya no valgo nada.
Toc, toc. Alguien acababa de llamar a mi puerta, lo que me faltaba, tener que recibir visitas ahora. ¡Por favor, si todo el mundo de ahi abajo, ahora mismo me tiene que odiar por lo que les he echo a los dos!
xxx: Brook, soy yo, Mady. Sé que estás ahí, así que voy a entrar. -yo no contesté sabía que no valía la pena, ya que Mady iba a entrar tanto como si quería o como si no. Pero, la verdad, es que tampoco había contestado porque no podía. De mi boca no salía ningun sonido, que se pueda considerar palabra. Al segundo, Mady entró y yo volví a romper a llorar. 



TO BE CONTINUED.. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario