Simplemente: YO.

Mi foto
Escondida. , Spain
Me da vértigo el punto muerto y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gas-oil. Me angustia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras y el obsceno guiñar de los semáforos. Me arruinan las prisas y las faltas de estilo el paso obligatorio, las tardes de domingo y hasta la linea recta. Me enervan los que no tienen dudas y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. Me cansa tanto tráfico y tanto sin sentido, parada frente al mar, mientras el mundo gira.

22 de octubre de 2011

Capítulo 16-The heart never lies♥- Princesa de ojos verdes.

NARRA RYAN
----------------------------------------------------------------------------------------
Pum. Al agua. Estaba debajo del agua, sabía que Justin ya había salido a la superficie. Pero yo sinceramente no tenía ganas, ni unas pocas. Tenía ganas de quedarme allí abajo, para el resto de mis días. ¿Por qué para que subir, si nadie te espera arriba?
Sabía que al fin y al cabo, de un momento a otro, me quedaría sin respiración y tendría que salir y enfrentarme con la puta realidad. Pero iba a aprovechar hasta el ultimo segundo que pudieran mis pulmones, aquí abajo. Sabía que si salía, iba a tener que enfrentarme con Justin. Sentía tanta, tantísima rabia, que me es imposible describirla. Uno, dos, tres... ya no aguanto más, es la hora de la verdad. Subo, subo, subo y llego. Llego a la superficie. Y tomé una gran bocanada de aire y después la solté como si la vida me fuera en ello. Miro hacía todos los lados, quiero ver donde esta ese cabrón. Miro hacia el borde de la piscina y lo veo, está de pie y empapado, mirándome fijamente. Su mirada me recordó a un día lejano. Muy lejano. Podía ver melancolía en ella. Sabía que él, quería que siguiéramos siendo los mejores amigos. Pero eso no podía ser. No, después de todo lo que ha pasado. ¡Él sabía que yo estaba enamorado de Brook hasta las trancas! ¡Lo sabía de sobra! Por favor, ¿qué clase de amigo te quita a la chica de la cual estás locamente enamorado? ¡Ninguno! Bueno, miento, uno sí, Justin. Otra vez esa decepción e impotencia volvieron a mi. Apreté los puños, estaba tan sumamente jodido. Ambos seguiamos mirándonos fijamente, ninguno quería quitar la mirada del otro, reflejaban tensión, al menos en mi. En la mirada de Justin, pude descifrar algo de dolor, de arrepentimiento, de miedo a perder un pilar importante de tu vida.. Pues lo siento. Esto es más duro para mi, que para él. Decidí nadar y salir de aquella piscina, que tanto me recordaba a ella. Y ahora solo de verla, me entraban arcadas. Me parecía absurdo seguir allí dentro. Salí, una leve brisa vino hacia a mi. Pero yo no sentí frío. Ya no. Simplemente era un cuerpo, sin vida. Como un títere, al cual lo están manejando y se están liando los hilos y de un momento a otro, se van a romper. Me acerque despacio, sin prisas. Porque, ¿para qué tenerlas? Lo miro directamente a los ojos. Sin rodeos. Sus ojos color miel, en este momento no brillan, están apagados. Recuerdo siempre de pequeño, como envidiaba sus ojos. ¿Qué por qué? Diciendo la verdad, por las chicas. Sí, sí ha habéis leído bien las chicas. Ya que ellas, siempre habían preferido los ojos miel de Justin, a los míos azules. Muchas veces deseé tener sus ojos, para poder tener a más pretendientes detrás mías. Pero después llego Brook y cambio el rumbo de mi vida y de mis decisiones. Prefirió primero, al mejor amigo de Justin Bieber, que al mismiso Justin Bieber. Recuerdo, la primera vez que la mirada de Brook y la mía se conocieron. Sus ojos grisáceos, soltaban chispas cuando me miraban. Eran algo tan mágico e increíble, lo que sentía cuando tenía su mirada sobre mi. Y me acuerdo que me sonrío, así sin más, una sonrisa sincera, llena de un amor, que ambos sabíamos que sin decirnos el nombre, sentíamos. Aquella mirada y su sonrisa, jamás se me olvidarán, era algo que tenía marcado en mi memoria para toda la vida. ¿Acabo de decir que años atrás sentía envidia de los ojos de Justin, no? Pues cuando llego Brook, eso cambió. Un día sin ton ni son, me dijo, me encantan tus ojos, Ry. Y yo le respondí que a mi no me gustaban, que los prefería de otro color para llamar más la atención, ya que el azul estaba bastante visto, al fin y al cabo Y ella simplemente me dijo, los ojos no son solo bonitos por su color, si no por lo que transmiten. Desde ese justo momento, en el que pronuncio aquella frase, nunca más sentí envidia de los ojos de Justin.
En ese momento, decidí hablar o al menos, intentarlo.
Ryan: ¿Por qué? -pregunté en un susurro, el cual se lo llevó el viento. Había echo esa pregunta, porque era lo primero que se me vino a la cabeza,la preguntaba que tanto deseaba hacerle... Esperé una respuesta coherente, pero no la recibí. Solo silencio, que incluso me hizo más daño que las palabras.- ¿Por qué ella? ¿Por qué tú? ¿No habían más chicas en el planeta? ¡Tú tienes a millones de chicas detrás tuya, y yo solo tenía a una! ¡Y me la quitas! -grité con furia. Necesitaba sacar lo que llevaba dentro-
Justin: Ryan.. yo, lo siento. Pero yo no elegí enamorarme de ella, yo no elegí sentir lo que siento por ella. Yo no elegí su risa, ni que me miré así con esos ojos que me lo dan todo. Tampoco elegí, el cosquilleo que siento en la barriga, cada vez que pronuncian su nombre. Yo nunca elegí, morirme de felicidad cada vez que ella me sonreía. Y mucho menos había elegido, sentirme el chico más afortunado del planeta, solo por saber que ella, la chicas de los sueños, existía. Tampoco elegí el día, ni el mes, en la que ella llegó y me arrebató el corazón... -suspiró. E hizo una pausa, para tomar aire. Todo eso me lo había dicho despacio, como si quisiese que entendiese cada una de sus palabras, como si quisiese hacerme más y más daño, cada vez que pronunciaba una palabra de ella. Y es que, me lo hacía y mucho. Su voz me hirió otra vez y siguió hablando. - Pero también quiero que sepas algo Ryan, y es que si hubiera podido elegir alguna de las cosas que he dicho.. lo hubiera echo, sin pensármelo dos veces. Aunque duela, lo hubiera hecho, Ryan. -sus palabras me hicieron daño. Sentía demasiada rabia. El puño que demostraba todo lo que sentía fue directo a la nariz de Justin. Su nariz sangro y mis nudillos me dolían. Una mano me la había destrozado con una pared y ahora la otra, con la nariz de Justin. Justin se llevo la mano hacia la mano, se la toco y después miro la sangre que había en ella. Me miró incrédulo. Bajo las manos hacia sus costados y me miró, como queriendo decir, pegame de nuevo, te dejo. Y aquello me saco incluso si se puede más de mis casillas. Mi puño dolido por el otro puñetazo, se volvíó a levantar con fuerza hacia la cara de hasta hacía menos de dos horas, mi mejor amigo. No sé donde llego a parar ese puñetazo, porque cuando menos mi quise dar cuanta, estaba en el suelo, encima de Justin, pegándole una y otra vez. Mi ceja sangraba y ni siquiera sabía el porque. Los puñetazos ya flojos, por la poca fuerza que me quedaba, sabía de sobra, que me estaban doliendo más a mi, que a Justin. Le miré a los ojos, él no se defendía.¡Quería hacer esto más dificil de lo que era! Si me hubiera devuelto el primer puñetazo que le di, todo sería más fácil. Más facil, porque así tendría escusa para seguir pegándole. Pero como él no hacía nada, porque sabía que Justin lo ultimo que haría sería pegar a un persona, por muy malo que fuese lo que le hubiera echo alguien, él siempre prefería hablar, antes que usar la fuerza. Y tenía razón, él era un valiente, que se podía defender más que yo con palabras.. y yo.. yo solo era un puto cobarde que se refugiaba pegando a su mayor obstáculo...

NARRA MAR.
---------------------------------------------------------------------------------------------------
Acabo de conocer a Alice, la novia de mi primito. Fíjate tú, que la chica me ha caído muy bien y la conozco de minutos. Bueno, al menos empiezo por buen pie. En este momento, Alice me coge la mano y me lleva dentro de la casa de esa tal Brook, para presentarme a los demás. Con los demás, se refiere, a Justin, Ryan, Chaz, y las otras chicas de las que me habló mi primo. ¿Qué como estoy? Siendo sincera, la verdad es que bastante bien, al fin y al cabo, son persona normales, como yo y como todos los demás de este mundo. Eso sí, me hacía mucha ilusión conocerlos, ya que eran grandes ídolos para mí. En segundos nos metemos en la casa, casi corriendo, Chris se queda más atrás. Esta casa me tiene estupefacta, es enorme y moderna. ¿Se puede saber de dónde sacan tanto dinero? Bueno, teniendo a un padre como el que tiene esa tal Brook, es normal que viva en esta casa, o mejor dicho, debería decir "mansión". Alice, me está diciendo algo, pero sinceramente no le estoy prestando atención. Estoy demasiado ensimismada con esta casa, como para pensar en algo más. En seguida, llegamos a una corredora de cristal, por donde se ve mucho césped y una enorme piscina. La verdad, es que es precioso todo ¡cómo para no serlo! Entramos, pero en seguida nos paramos. Mi mano automáticamente se posa en mi boca, para demostrar lo asombrada que estoy. Parpadeó, una y otra vez. Vuelvo a abrir los ojos. Juró que lo que estoy viendo, no me lo puedo creer. Estoy totalmente anonadada. Pero espera, muchas bienvenidas, pero una así desagradable como esta no.
Alice: Dios mío. -ella también se pone la mano en la boca y suelta un suspiro de terror. En seguida llega Chris, con cara de no entender nada. Después cuando sus ojos ven lo que está pasando entre sus dos amigos. Su cara cambía totalmente. Yo en cambio, no podía pensar en que Justin Bieber y Ryan Butler, se estaba pegando, en un céspedes, mojados de cuerpo a pies y que nadie hacía nada para separarlos. Cuando me quiero dar cuenta, Chris está diciendo, Oh dios Justin y Ryan se están peleando, mientras yo corro hacía donde estan ellos. No puedo quedarme mirando como un idiota, sin hacer nada. Sobre la frase que acababa de decir Chris, yo la verdad es que la cambiaría un poco, no es Justin y Ryan se están pegando, no no, es Ryan está pegando a Justin, ya que este no pone resistencia. Es como si se estuviera dejando pegar, como si fuera un muñeco de plástico. Me siento mal, al ver esto. Mis dos mayores ídolos, de tal manera, cuando ellos se podría de decir, que son como hermanos. Por fin llegó, se me ha echo eterno. Los tengo en frente y la verdad, es que desde aquí impresiona mucho más. Ellos parecen no notar mi presencia. Así que, gritó y saco lo que llevo dentro. Justin solo gira su cabeza ensangrentada y me mira. En cambio Ryan, seguia dandoles pequeños puñetazos a Justin. Solo se me ocurre una cosa, ir por detrás de Ryan y cogerle fuertemente de los brazos y subirme en su espalda. Él si más remedio, para de pegar a Justin y se intenta liberar de mi, pero esta claro que no puede.
Mar: ¡Chris, joder! ¡ven! -gritó lo más fuerte que puedo hacía donde dejé a Chris y Alice, él viene corriendo y me mira sorprendido- Para de mirarme de una puta vez y coge a Justin, por favor. -él no dice nada, solamente hace lo que le he pedido. Levanta a Justin con cuidado, el cuál casi no podía mantenerse en pie y pone sus manos en su cabeza, como si de un momento a otro temiera que se le cayera. Después Justin, me dirige una mirada fugaz y se apoya en Chris y se lo lleva lejos de Ryan. Parece que yo me he quedado con la fiera. Pero, la verdad, es que en este momento, Ryan ya no hacía nada por librarse de mi, solo se estaba quieto y callado, sabía que este silencio le estaba doliendo. De repente el silencio, se rompe y alguien solloza. Es Ryan, está llorando. Me bajó de su espalda con cuidado, pero sin soltarle de un brazo, y él que estaba de rodillas en el suelo, se levanta al mismo son que yo, haciendo que quedáramos uno en frente del otro. De repente, subo la mirada, y le veo. Y noto algo en mi interior, algo que me dice que tengo que hacer algo por él. Algo que me dice, que él es buen chico y que lo ha echo le ha dolido más a él, que a Justin. Miró a sus ojos azules y de repente, siento que navego en ellos. Es una sensación magnífica, a pesar de que están cristalizados por las lágrimas, sus ojos siguen siendo asombrosos. Un escalofrío recorre mi interior, nuestras miradas se acaban de unir y los dos, lo hemos notado. ¿Conocéis esa sensación,de mirar a una persona, perderte en sus ojos nada más conocerla y que solo te apetezca pasar el resto de tu vida con ella? Pues si lo habéis sentido, ahora mismo me estaréis comprendiendo a la perfección porque es lo que estoy sitiendo ni más ni menos. Pero también siento un pinchazo de dolor en mi interior, está claro, es Javi. Sí, Javi, es mi novio. Sí, tengo novio, se ha quedado en Australia. Me doy cuenta de que lo que estoy sitiendo por un desconocido, jamás lo he sentido con mi novio, durante un año. Es duro, pensar todo esto, lo digo en enserio. Porque yo a Javi, lo quiero con toda mi alma. Pero, entonces ¿qué me está pasando ahora mismo con Ryan Butler?
Ryan: Yo... yo. -intenta hablar con un fino hilo de voz, pero no puede tiene el labio sangrando. Él se pone la mano rapidamente en el labio, se la toca y la mira, ve que es sangre y pone una cara indescifrable.-
Mar: Anda, vamos a curarte eso. -digo con la voz más comprensiva que tengo. Intentaba demostrarle confianza, haber si se va a pensar que soy un psicópata o algo por el estilo. En ese momento Ryan, me mira, e intenta decir algo, pero yo le imterrumpó al acto- No, por favor, hasta que no te cure eso, no hables si no se te rajará más el labio. No te preocupes solo te llevaré donde allá un botiquín  y te curaré eso que tiene mala pinta. -sonrío y él asintió con la cabeza y me mira con ¿ternura?
En seguida, empiezo a andar hacia donde esta Alice sentada en una hamaca, mirando a la nada y con cara de preocupada. Miro hacia atrás y veo que Ryan me sigue, bien es un logro que tenga fuerzas para andar solo.-
Mar: Alice, cariño, ¿me dices dónde hay un botiquín, para curar a Ryan? -preguntó, bajando a Alice de su nube. Y me mira con asombro.-
Alice: Claro, pero ¿no prefieres que le cure yo? - y entonces acto seguido, Ryan suelta un gemido y murmura algo parecido a un: no, mejor tú. Con el tú, se refería ami. Me quedo pensando, el porque, no quiere que le cure Alice, total yo soy una desconocida para él ¡normal, me acaba de conocer parando una pelea, causada por él, y ni siquiera sabe mi nombre! Supongo porque Alice le acosaría de preguntas ya que es su amiga y  en cambio, yo, una desconocida para él, mucho no puedo preguntar.-
Mar: No, no hace falta. Yo lo curo, no me cuesta nada. Tú ves con Chris -digo-
Alice: Bueno vale, pues mira, yendo por donde hemos entrado, encontrarás a mano derecho un pasillo, largo pues al final a la izquierda hay un baño, que es, donde está el botiquin. -asientó con la cabeza y Alice, me dedica una insegura sonrisa y se levanta y se va hacia donde estaba Chris. Yo también hago lo mismo, pero ando para el lado contrario obviamente. Notó los pasos de Ryan, detrás mía. Salgo de la terraza y entro en la casa. Voy el pasillo que me ha dicho Alice, espero no perderme, esto es demasiado enorme. Hay miles de puertas. Pero bueno, al final me limitó a andar hasta que acabe ese interminable pasillo. Joder, parece un día sin pan. Al fin, llegamos, giró a la izquierda y abro la puerta de madera blanca. Entró al baño, pero más que baño parece un salón de lo grande que es. Y suelto mi bolso, en una esquina.-
Mar: Tú sientate por algún sitio, yo voy a buscar en el botiquín -digo mientras lo abro y Ryan, anda para sentarse- algo para curarte - terminó de decir, mientras rebusco en el botiquín lleno de cosas. Saco algodón, agua oxigenada y betadine. Y tiritas, creo que no me hará falta nada más, por ahora. Me doy la vuelta y veo, a Ryan sentando en la taza del retrete. Y yo me acuclilló para poder llegar a su cara y curarle.
Mar: Esto te escocerá bastante -digo mientras echo un chorro de agua oxigenada a un trozo de algodón- así que tendrás que aguantar un poco. Y si te portas bien, después te doy una piruleta -digo la tontería mientras sonrío, mientras Ryan se ríe levemente, haciendo que sonría. Y ¡AH! ¡LLAMAR A URGENCIAS! Dios, que bonita sonrisa tiene este chico, ajú. Bueno, a lo que iba, eso que.. que.. que.. oh my god, tiene un sonrisa espectacular, de esas que te mueres al verlas. Mar, por favor, baja de tu nube bonita. Ah bueno si eso, que decía que habia dicho esa tontería, simplemente para conseguir lo que ahora mismo estaba haciendo Ryan, ¡sonreír! Eso es lo que más me gusta, sacar sonrisas a la gente.-
Sin pensarmelo dos veces, pongo el algodón con muchísima delicadeza sobre el labio de Ryan, este aprieta su puño, para aguantar el dolor. Es normal, que le duela. Esto ya lo he vivido yo, hace un tiempo. Pero en circustancias totalmente diferentes.
----------------------------------------------------------
FLASHBACK
---------------------------------------------------------
Una tarde fría tarde de invierno. Exactamente de enero. Pequeños copos blancos caían sobre mí. Andaba por la calle para olvidarme de todo, chicos, amistad, estudios. Todo eran tonterías para mí, ahora que lo había conocido a él. Era era, ahora lo más importante de mi. Detrás de todo el dolor, la angustia, los llantos de madrugada, los sollozos ahogados por una fina sabana, llamadas sin contestar, gente que te quiere y que le duele que estés así, llego él, como un huracán y yo fui su mariposa. La mariposa que voló hacía el huracán. Él es un rayo de luz, en mi oscuridad. Siempre lo ha sido. Excepto por lo que está haciendo ahora, se está jodiendo la vida y está jodiendo a la mía. No es nada de lo que pensáis, es bastante peor diría yo. Porque las drogas, le están destrozando completamente la vida. Y por eso ahora estoy aquí, pensando y recapacitando el que poder hacer con él. Ahora, empieza a nevar con más fuerza, miro a mi alrededor, hay varias parejas abrazadas con paraguas en sus manos, hay gente mayor que anda con bastones mientras se sonríen, hay otros que lloran en bancos,hay otros que juegan con la nieve, hay otros que están en la era de la pérdida de la inocencia y hay otros como yo. Enamorados, pero sin saber que hacer por la persona a la que más quieres. La vida es un constante tráfico de sonrisas y lágrimas. Me abrazo con fuera a mi misma, parece que cada vz nieva más fuerte, como si la nieve fuera a decirme algo de un momento a otro. No por eso ando más deprisa, total cuando antes llegue a aquel internado, que ahora era mi hogar, mejor. Necesitaba pensar, despejarme.
Escucho un sonido, lo ingnoró y sigo mi rumbo. Vuelvo a escucharlo, se parece como a un sollozo. Da igual,hace mucho frio. Otra vez, y otra y otra. Miro hacía todos los lados. Y en la cera de al lado, lo puedo ver a él. Sangrando. Por su cara y su forma de mirarme, está claro, que está colocado. Una lágrima desobediente cae por si cara, para mezclarse con las gotas de agua nieve. Me duele todo el cuerpo y de repente, mis piernas empiezan a temblar. Yo no era así, nunca he sido así. Yo siempre he sido, la princesa de hielo, la que nunca dejaba que nadie le hiciera daño. Y mirame ahora. Destrozada porque el chico al que amo, se droga. Levantó mi cabeza y mi sorpresa, es que me lo encuentro en frente mía. Tiene varios cortes por la cara. Lo que más sobresale, es su ceja, chorrea sangre. Me dan arcadas. Fijo mi mirada en sus ojos marrones, su mirada siempre ha sido un dilema para mí. Siempre me ha costado descifrar, lo que de verdad transmitía. Porque siempre, ha sido el típico chico prepotente, por el que todas las chicas están coladas por él. Él chico, que por querer hacerse el guay con sus amiguitos en una fiesta, empezo a drogarse. Y yo, como una verdadera estúpida caí en sus redes. Pero es que, era imposible no caer, él era simplemente increíble. Y ahora dolía verlo así, su faceta de niño duro, se acababa de ir a la mierda, en cuanto había visto mis lágrimas caer.
Mar: Me dijiste que cambiarías. -le susurró- Pero veo, que has vuelto a caer. Me has mentido -digo lo último subiendo el tono de voz- Al final has echo lo que te ha dado la gana y me has dejado a mi como una gilipollas.
Javi: Mar, por favor, no digas eso, sabes que no es verdad. -dice mientras me parte más el corazón y recoge las lágrimas abundantes que caen por mis mejillas.-
Mar: Si que es verdad y lo sabes. El otro día me dijiste que ibas a dejar las putas drogas. Y mírate, -dije con una gran impotencia- vuelves a estar drogado y encima te has peleado con alguien. -digo mientras le quito la mano que tenía sobre mi mejilla bruscamente, a lo que él me mira con dolor, como si le hubiera disparado en el centro del corazón.-
Javi: Te prometo, que voy a cambiar. Por ti, mi princesa de ojos verdes. Porque verte así, que me digas estás cosas, me está matando. Porque mi felicidad, eres tú. Porque juro, que voy a dejar las drogas, que a partir de ahora solo seré feliz porque me sonrias cada mañana, porque me beses como nunca nadie lo ha echo, para que me des esos abrazos que me refugian de todo lo malo, para que pueda decirte al oído cada día, hora, minuto, segundo -me cogió dulcemente de la cintura y su boca se poso en mi oído, susurrando- Te quiero mi princesa de ojos verdes.
Y yo, como un acto reflejo, me acerqué a él y lo besé, como bien había dicho él, como nunca había besado a nadie. Nuestras lágrimas, y los copos de nieve, se unieron a nuestro beso.
--------------------------------------------------------------------------
FIN DEL FLASHBACK.
----------------------------------------------------------------------------
Vuelvo a mirar a Ryan y me preguntó que que tiene que ver esta situación, con lo que acabó de recordar. Efectivamente nada. Tal vez haya sido, volver a ver a un chico sangrar y llorar. Porque yo a Javi, a partir de ese día de Enero, se lo perdoné todo. Él dejo las drogas, al menos eso me da a entender. Aunque a veces dudo de él. A partir de ese día, eramos cómplices de sonrisas. Siempre nos teníamos el uno al otro. Y él, me seguía llamando, mi princesa de ojos verdes. Y yo lo llamaba mi pequeño. Aunque en realidad, él era mayor que yo, por dos años. En ese momento yo tenía dieciséis, por lo tanto él acababa de cumplir los dieciocho. Pero es nunca ha importado, importaba que nos queríamos sobre todo las cosas. Ahora, ya ha pasado un año de eso y yo sigo con él. Yo tengo diecisiete y él diecinueve. Él sigue siendo el prototipo de chico, al que todos las chicas quieren de novio, pero ha dejado atrás su mecanismo de chico duro e insensible. Lo dejo, desde aquel día. Creo que todo lo que ha pasado en mi vida, ha sido por ese día de Enero, que dudó mucho que algún día olvide. Un leve grito, hace que me olvidé de Javi, por unos instantes. Miro de donde procedía el grito. Era Ryan.
Ryan: Joder, que daño -me dice, poniéndose el dedo índice sobre el labio rajado-
Mar: Joder, lo siento, lo siento, ¿te he echo mucho daño?
Ryan: No bueno, tranquila, solo has apretado un poco más de lo normal con ese algodón. Pero tranquila, estoy bien -logró decir. La verdad es que nunca había escuchado su voz, porque el "yo.. yo" de antes, no cuenta. Y la verdad, es que su voz, es dulce, extremadamente dulce.- Gracias por hacer esto - y medio sonríe como puede y yo me río y lo acompaño en su sonrisa, sonriendo con él.-
------------------------------------------------------------------------------------
NARRA JUSTIN
------------------------------------------------------------------------------------
Estoy sentando en el sofá, delante de mis narices, tengo a Chris y a Alice, esperando que les explique algo de lo que ha pasado. Sus caras de impacientes, me están desquiciando. Los quiero mucho a los dos, pero no creo que sea el mejor momento para hablar de lo que ha pasado. Mis ganas de hablar del tema, son cero y descendiendo. Alice, me ha curado las heridas que tenía, que eran bastantes. Nada serio o eso espero, porque si no Usher, se enfadará mucho conmigo. Aunque ahora que lo pienso, la nariz me duele demasiado. Tengo un corte, en la comisura del labio y otra en la ceja derecha. Y la nariz. Solo eso, pensé que iba a estar peor. Al principio Ryan me dio fuerte, pero después solo me daba pequeños golpes. No estoy enfadado con él, lo comprendo.Comprendo porque ha echo lo que ha echo. A mi me hubiera pasado lo mismo que a él, si hubiera estado en su situación. Al final y al cabo, somos humanos y tenemos derecho a cometer errores, a enfadarnos con nuestros mejores amigos, por pegar una paliza a quien se la merezca y a amar aunque seas o no seas correspondido. Porque la vida, viene sin instrucciones. Y yo, no soy perfecto, ni pretendo serlo.
Alice, se levanta y a los segundos viene con una manta, que he decir que tiene pinta de ser muy calentita. Se sienta en el filo del sillón de enfrente y alarga su mano y me pasa la manta.
Alice: Creo que la necesitas. Estás tiritando, es normal, estás empapado. -¿estoy tiritando? no me había dado cuenta, sabía que estaba mojado. Pero no sabía que este tiempo, había demostrado tanto mi frío. Le contestó asintiendo con la cabeza, a lo que ella me regala un sonrisa de ternura. Está claro, que se está compadeciendo de mi. Odio eso. Odio que me tengan pena. Además en este caso, yo soy el malo de la película ¿no? Así que nadie, me debe mirar con pena. Me merecía lo que me he recibido por parte de mi mejor amigo, o incluso más. Solo soy un imbécil, que esta locamente enamorado de la chica de su vida y que resulta que esa chica, era la novia de mi mejor amigo. ¿Qué tipo de una telenovela, verdad? Pues no, joder, esto es la vida real. La puta realidad.-
Justin: Chicos, no me apetece hablar de nada ahora. -les digo, ya cansado de sus caras de impacientes.-
Chris: Nadie te ha pedido que expliques nada.
Justin: No, pero vuestras caras lo dicen todo.
Alice: Entiendelo Justin, no entendemos nada de lo que ha pasado allí fuera hace unos minutos. -me mira diractamente a los ojos, es verdad, son mi amigos. Los mejores, por cierto. Creo que debería contarles la verdad. ¿Por qué para qué sirve ocultarla,después de todo? Está claro que para nada. Debo hacerlo, aunque no tenga ni pizca de ganas.-
Justin: Vale, os lo voy a contar, tenéis derecho a saberlo. Sois mis amigos.
Chris: Me parece bien, ¿quieres que antes vaya a por algo caliente de beber?
Justin: No, no hace falta. Quiero contarlo ya.
Alice: Vale, Just.
Justin: Estoy enamorado de Brook. -digo y sus miradas cambian totalmente. Chris abre mucho los ojos, como si no se lo pudiera creer. Dios, sus ojos, están a punto de salirse por las órbitas. Y Alice, suelta un suspiro. Como si ya lo supiera desde hacía tiempo. ¿Tanto se me notaba?
Chris: ¿Qué.. QUÉ? -preguntó anonadado-
Justin: Exactamente lo que has escucho -suspiró- Estoy enamorado de ella, es la chica de mis sueños. La quiero.

TO BE CONTINUED..
--------------------------------------------------------------------------------------------
Hola mis lectoras, o mejor dicho, debería decir ex-lectoras. Que ni siquiera sé si estais leyendo esto o no. Sí, si. Soy yo, Mery. No, no he muerto escuchando How to love o viendo el video de Mistletoe. Soy yo, después de hace casi un mes. Vale, ya sé que ahora mismo me quereis coger entre todas y tirarme a la hoguera. Y creo que lo deberíais hacer, porque no tengo perdón. #OKNO, no quiero morir tan joven, aún tengo que ir a un concierto de Just, conocerlo, casarme con él, blablabla, lo típico. Pero bueno, eso no viene a cuento ahora. He de decir, que si estás leyendo esto, ¡te mereces un premio bien grande! En serio, te quiero por ello:) Yo soy la primera, que ODIA las novelas que se quedan a medias, que las escritoras las abandonan.. te juro que soy la primera que odia eso, pero, joder no he tenido tiempo ni para sonarme los mocos, por favor. Si ni siquiera casi puedo hablar con mi perita de #COSASDEPERAS! Eso, si que es fuerte*-* Pero es que, 4ºESO, es una puta mierda como una casa. Estoy de exámenes, hasta arriba, creo que mi cerebro explotará antes de acabar el curso, con tantos datos que meto en el. Pero bueno, lo dicho, que no tengo perdón. Y que si estáis enfadadas, lo comprendo. Y que si ya no quereis leer la novela, lo comprendo tan bien. Y si es al revés, y me perdonáis y la seguís leyendo, OS AMARÉ*_______*
Bueno, pues eso, que aquí tenéis después de tanto tiempo el capítulo 16, espero que os haya gustado a las que lo hayáis leídos, sois unos soletes:3 Y bueno, nada más. Que quiero decir, que  a lo mejor, A LO MEJOR, mañana o pasado subo otro para recompensar. Pero no os prometo nada, porque es bastante improbable. Pero #NEVERSAYNEVER ¿no? jajaja. Bueno vidas, que espero como siempre, en mi tuenti The Hearts Never Lies, el coment pidiendo el siguiente ¿va? :) OSSSSS AMO MUCHO. ¡NO LECTORES FANTASMAS BABIES! ;)

2 comentarios:

  1. Tienes razón, es para matarte, pero no lo voy a hacer, porque me encanta tu novela, sí me pregunté muchas veces donde coño te había metido y que sería de tu novela, por fin das señales de vida y por fin leo otro capítulo!! No seas de que dejan las novelas a medias eehh!!! que me enfado jaja!! Pues eso, que yo lectora hasta al final, estás en 4º de ESO? como yo, sé como te sientes -.-" pero es lo que toca! Y con lo de casarte con Justin y tal... #NEVERSAYNEVER!!! hahahaha Siguiente ;)

    ResponderEliminar
  2. *----------------------------------------------*
    De verdad, no tengo palabras. Con capítulo me quedo más impresionada... ¡quiero más y como tardes otra vez un mes en escribir te busco por cielo y tierra e te hago escribir a la fuerza ¬¬
    En serio eh! xD No te mato porque quiero saber más... necesito leer tu historia! :D
    Ojalá algún día pueda tener tu libro entre mis manos y leerlo tumbada en mi cama xD
    En fin, me dejo de royos... xD
    ¡Que me encanta tu novela y que espero que subas pronto otro capítulo! Por favor, sube el siguiente :D
    ¡Besos desde, http://beautyfromtheinsideellibro.blogspot.com/ !

    ResponderEliminar